No se trata solamente de probar una de las mejores bebidas del mundo en el lugar donde se originó la actual multinacional cervecera. Es, por sobre todo, una experiencia divertida para vivir Amsterdam de una forma diferente.

Comenzado con la explicación del proceso mediante el cual se elabora la cerveza hasta probar el resultado final, este museo lo tiene todo: actividades interactivas, degustaciones, proyecciones de viejos comerciales de Heineken y relatos sobre la historia de la marca, entre otras cosas. Es un museo y una especie de parque de diversiones (sin los juegos mecánicos), todo junto.

Heineken se estableció en Amsterdam en 1864 y se ha convertido en una de las más grandes cervecerías a nivel mundial. Visitar su primera refinería, que es donde se ubica la Heineken Experience, nos permite imaginar cómo fueron los comienzos de la marca.

Se trata de un museo de Heineken donde veremos todo lo que se usaba para su fabricación

Desde 1988, la cervecería holandesa cerró las puertas de esta planta, localizada en el famoso distrito De Pijp, para dar lugar a los tours organizados orientados a los fans de la cerveza, a cambio una módica suma de dinero. Tras de las renovaciones que se realizaron en el año 2008, el precio de los tickets se incrementaron pero así también se mejoró la calidad del entretenimiento de la Heineken Experience. 

A pesar de las reformas arquitectónicas, una parte del edificio, dedicada a la historia de la fábrica, mantiene su estilo del siglo XIX. Incluso conservan las calderas con las que se llevaba a cabo el proceso de creación de la cerveza.

Pero no todo se trata de historia. Aún si no te gustan demasiado los museos, éste te va a encantar: puedes tocar los ingredientes con los que se realiza la deliciosa bebida e incluso conocer el proceso por el cual pasan las famosas botellas verdes hasta estar listas.

Al finalizar el recorrido, llega el merecido premio que todos los visitantes esperan recibir: la degustación de cervezas Heineken, que ya se encuentra incluida en el precio de la entrada. Nada mal: por unos euros, pasas un gran momento, te diviertes y bebes unas cañas.

Lo mejor es terminar el recorrido del museo probando la cerveza Heineken

Información útil para tu visita

Heineken Experience abre todos los días del año, excepto el 1 de enero, el 26 de abril y el 25 de diciembre.

De lunes a jueves, el museo abre desde las 10:30 am hasta las 7:30 pm. Los viernes, sábados y domingos el horario de cierre es a las 8:30 pm. En julio y agosto, el horario de lunes a domingo se extiende hasta las 9 pm.

El precio de la entrada para adultos (mayores de 18 años) es de 18 euros, aunque si compas los tickets online cuestan 16 euros. Los niños de 12 a 17 años pagan 12,50 euros y los menores de 11 años tienen acceso gratuito. Si bien el ticket incluye la degustación de dos vasos de cerveza, los menores no pueden beber por restricciones de la ley holandesa. En cambio, les dan un zumo.