Conozcamos entonces las harinas que los celíacos pueden consumir libremente porque no contienen el gluten que les daña.

Tipos de harinas de maíz

La harina de maíz se caracteriza por ser de un color amarillo y dulce según el tipo de maíz del cual esté elaborada, esta harina se consume en gran parte de Latinoamérica. Es una harina algo calórica así que se debe consumirla con moderación, tal como la harina regular.

Harina de maíz

  • Maseca o mexicana: está hecha con trigo blanco y es nixtamalizada, por lo que básicamente está un poco cocinada. Es bastante fina, y sirve para recetas como tamales, gorditas de maíz, tortillas para tacos y es la base para atoles. La gastronomía mexicana tiene muchas recetas para ella.
  • Harina gruesa o polenta: es una harina amarilla mucho más gruesa que la mexicana o la paraguaya, es un poco dulce y se cocina como una especie de puré, frita o como corn bread en la cocina norteamericana. Es una harina que siempre necesita de una cocción previa por ser bastante gruesa.
  • Paraguaya o harina de maíz fina: es parecida a la polenta pero mucho más fina, con ella se elabora una especie de pan de maíz con queso llamado “sopa paraguaya”. También se puede utilizar como harina gruesa para cubrir pollo frito, milanesas o papas.
  • Harina para arepas: parecida a la polenta esta harina se elabora con maíz blanco, por lo que mantiene este color. Es densa y con ella se elaboran las famosas arepas, tortillas, gorditas o changas que se consumen en Colombia, Venezuela y Panamá.

Tipos de harina de arroz

La harina de arroz es un tipo de harina menos calórica y densa, que se elabora a partir del arroz y dependiendo de qué tan gruesa es, es que se crean platos diversos.

Harina de arroz, también ideal para celíacos

  • Harina gruesa: es gruesa y blanca, con ella existen varios platos en la cocina oriental, pero también se ha integrado popularmente en la dieta celiaca pues levanta bien en panes, pasteles y postres, por lo que no afecta mucho su textura. Usa una taza de harina de arroz por una de trigo en las recetas.
  • Fécula fina o pegajosa: no es muy consumida en occidente porque se elaboran con ella dulces como el mochi o dango que tienen una textura parecida a las gomitas de dulce. Se puede probar con estos dulces tradicionales de Japón, China y Taiwán para integrarla a la dieta celiaca.

Existen más tipos de harina como la de mandioca, soya o garbanzo, por lo que bien vale la pena también integrarlas en el menú para celíacos una vez que consultemos al médico sobre cada una. Son ingredientes que también los niños celíacos podrán ingerir sin problemas una vez el doctor de su visto bueno, para así respetar una dieta saludable para ellos desde tierna edad.