La historia de estos baños se remonta a la época de los romanos que tomaban sus baños termales, costumbre que se difundiera en todo el imperio otomano. En la antigüedad los Hamman eran la única manera que tenían de asearse en Marruecos. En la actualidad cada vivienda tiene su baño pero se sigue con la tradición de ir al Hamman al menos una vez a la semana.

En general podrás ver que en Marrakech existen dos tipos de Hamman: los tradicionales y los turísticos.

  • Hamman Tradicionales: son los que se encuentran en cada barrio de la ciudad y cercanos a las Mezquitas en general. Suelen tener distintos espacios para hombres o mujeres. A veces, lo que suele programarse es la visita en distintos horarios de hombres y mujeres cuando el espacio es común. Puedes agregar masajes y ayuda para hacerte la exfoliación por un poco más del precio común.
  • Hamman Turísticos: suelen llamarse Spa y están un poco más adaptados a la sociedad tipo europea y son parecidos a los de Estambul donde se ofrecen tratamientos extras, salas mixtas para parejas y los precios son un poco más elevados.

Masaje relajante en un Hamman

Si vas a visitar un baño tradicional tienes que llevar una toalla, jabón negro, un guante de Kessa y muchas ganas de pasarla bien y relajarte. Si vas a pedir un masaje verás que es un poco más firme y fuerte de lo que uno está acostumbrado pero al terminar la sensación de renovación es impresionante.

Puedes tomar baños de distintas temperaturas que conseguirán distintos efectos sobre la piel y el cuerpo en general. Para los marroquíes este tipo de baños es símbolo del reencuentro del alma con el cuerpo y los placeres que pueden encontrarse aquí en la tierra.

Los hoteles de Marrakech han introducido la modalidad de incorporar su propio Hamman para los turistas que allí se hospeden. Esto también motivó que cada vez haya menos baños públicos a los cuales acceder si eres turista. Uno de los baños más famosos es el de Dar el Bacha que es histórico en la ciudad y en donde dicen brindan los mejores masajes de la ciudad. Situado en cercanías de la plaza Jemaa el Fna los precios varían según si eres hombre o mujer y allí se utilizan hierbas excelentes para exfoliar.

En el Hamman encontrarás un gran servicio de estética corporal que es famoso en todo el mundo. El jabón que se utiliza está hecho de aceite de oliva negra con grandes propiedades exfoliantes naturales, es por eso que se lo aplica en abundancia y se lo deja actuar antes de aplicar el guante en un enérgico masaje. El enjuague posterior de la piel quita los restos del jabón y la piel exfoliada.