Ventajas y prevención

Los fungicidas caseros nos ofrecen una variedad de ventajas  ya que cuidan nuestra salud, además de que no contaminan el medio ambiente, y son bastante eficaces a la hora de eliminar algunas enfermedades causadas en las plantas y el césped de nuestro jardín, a causa de ciertos hongos.

Por lo general la aparición de hongos en el jardín es debido a la existencia de otras plagas alrededor de nuestras plantas.

Para prevenir la aparición de plagas en nuestra siembra es importante la elección de plantas sanas, además debemos mantener las zonas de siembra libres de cualquier maleza, y hacer limpieza con regularidad. A veces con un riego de agua bastante potente es posible eliminar algunos bichos y mantenerlos alejados de nuestro jardín. Prueba mezclando el agua con un poco de jabón, pero cuando esto se vuelva difícil es ideal recurrir a fungicidas, los cuales puedes hacer tu mismo en casa.

Fungicida con bicarbonato y leche

Esta sustancia no solo sirve para ayudar a combatir enfermedades en nuestras plantas, sino que además, como es hecho a base de leche le proporciona nutrientes a nuestras flores, los que las hace mucho más resistentes ante cualquier plaga.

Preparación

Necesitas 6 vasos de agua de lluvia, si lo deseas puede ser agua de la llave pero debes dejar reposarla por 2 días. Dos vasos de leche desnatada, luego mezcla con el agua y  a esta sustancia añade 15 gramos de bicarbonato de sodio, esto por cada litro de mezcla que poseas. Pasa la mezcla por un colador, y remueve bien. Para utilizarlo debes hacerlo por el atardecer, durante solo dos días, seguidos. Luego puedes usarlo cada 15 días, para prevenir la aparición de nuevas enfermedades.

Fungicida con jabón y bicarbonato

Puede que hayas escuchado hablar de este eliminador de plagas para el jardín casero, ya que es ampliamente popular, sino es así, te recomendamos que lo pruebes ya que es muy efectivo para combatir los hongos en el césped y en el jardín.

Preparación

Necesitarás unos 2.5 litros de agua, tres cucharadas de bicarbonato de sodio, sino tienes a tu alcance, puedes reemplazarlo con bicarbonato de potasio, ya que causará el mismo efecto.  Usa tres cucharadas de jabón para lavar platos, este no debe contener detergente, tampoco legía. Utiliza una botella de detergente o agua que poseas que este vacía, y se encuentre limpia, mezcla todos los ingredientes, y agita muy bien.  Si lo deseas puedes añadirle a la mezcla unas 20 gotas de aceite vegetal para que actúe como una barrera protectora contra insectos.