Partes que debe tener el currículum

  1. Perfil. En el ‘profile’ de tu currículum debe aparecer un breve resumen de quién eres, con los datos que te definan como profesional. Es una forma de personalizar el CV según a la empresa a la que lo envíes, ya que cada vez que lo entregues puedes destacar tus habilidades y experiencias frente al puesto de trabajo al que te postules.
  2. Experiencia. Cada trabajo que hayas realizado anteriormente debe ir diferenciado en párrafos distintos. Siempre debes comenzar con el nombre de la empresa y el lugar donde realizabas tu puesto de empleo; ambas cosas deben ir en negrita, cursiva o subrayado para diferenciarlo del resto del texto correspondiente a esa experiencia. Después, pon el cargo que ostentabas y el periodo que duró tu trabajo; ofrece a continuación una información breve y concisa pero que resuma si tenías personal al cargo, la responsabilidad que te concernía así como la formación que adquiriste.
  3. Formación. Y precisamente la formación es el siguiente apartado a tener en cuenta en la elaboración del CV en inglés, conocido como ‘education’. Aquí debes explicar cuáles fueron los centros educativos en los que estudiaste, dónde llevaste a cabo dichos estudios y las fechas de inicio y fin. Si realizaste una tesis o proyecto final de carrera, es conveniente que pongas el título o la temática que desarrollaste; especialmente si va estrechamente relacionado con el puesto de empleo al que te presentas.
  4. Prácticas. ¿Realizaste prácticas mientras terminabas tu formación académica? Llega el momento de completar el apartado ‘internships’, donde del mismo que has explicado en ‘experiencia’, deberás poner el nombre donde realizaste las prácticas, el periodo de duración, el lugar y el cargo que desarrollaste.
  5. Formación en curso. Si sigues formándote, lo puedes especificar en un apartado pensado para ello: ‘continuing profesional education’.  Será suficiente con poner el nombre del curso, carrera o máster que estés desempeñando, el nombre del centro formativo así como la fecha de inicio y el lugar donde lo realizas.
  6. Informática. La informática es esencial en prácticamente cualquier puesto de trabajo ya que las nuevas tecnologías se han expandido a todo tipo de profesiones. Tener un completo apartado de ‘computer skills’ te ayudará a ser un candidato con más opciones de obtener el puesto de trabajo. Igual que debes explicar en cualquier tipo de currículum, en el de inglés tendrás que poner los programas que sabes manejar. Puedes redactarlo enumerando el nombre de dichos programas o clasificarlos por temáticas; por ejemplo, editores de imagen, procesador de textos, etc.
  7. Asociaciones. Quizá en otros países no es tan común pertenecer a una asociación, pero en el CV en inglés está la posibilidad de especificar si pertenecemos a algún colectivo. Generalmente es interesante cuando éste tiene relación directa con nuestra carrera profesional o con el tipo de trabajo al que nos postulamos.
  8. Intereses. Hobbies, gustos, aficiones… Todo tiene cabida en el apartado de ‘interests’ ya que simplemente tienes que exponer cuáles son tus principales intereses. Intenta personalizarlo y destacar según la empresa a la que te presentes unas aficiones u otras. Aunque pueda parecerte la parte menos importante del currículum, muchas veces los seleccionadores se fijan en lo que se ha explicado en esta parte del documento para conocer más a fondo cómo es el candidato.