Es importante cuidar los dientes si no queremos visitar con frecuencia al dentista, pues los tratamientos que nos permiten reparar los daños en los dientes suelen resultar especialmente caros y dolorosos, así que no hay nada como la prevención para evitar así unas visitas demasiado frecuentes a nuestro dentista. Para evitar esto, te recomendamos especialmente que sigas estos hábitos negativos a la hora de masticar que podrían causar problemas a los dientes, se trata especialmente de algunos tipos de alimentos dañinos para los dientes, por lo que es preferible limitar para su consumo si tenemos la salud de nuestros dientes en un estado algo delicado:

  • Romper alimentos duros: Algunos alimentos son muy duros porque no están hechos para morderlos o romperlos sino para chuparlos o para que se deshagan antes de llevarlos a nuestra boca. Romper caramelos, hielos o piloncillo (panelas), puede sentirse rico pero el fuerte golpe que nuestros dientes reciben lo recienten a la larga, y así como a base de varios golpes se puede romper una dura piedra, así nuestros dientes también se pueden ver afectados.
  • Morder cosas u objetos: Quizá no seamos muy conscientes de ello pero en ocasiones mordemos cosas, sí como por ejemplo plumas o lápices por cuestiones de nervios o de ansiedad, y esto si bien es cierto nos calma o nos distrae, es malo para los dientes pues se trata de materiales que en primer lugar no deberían estar en nuestra boca y mucho menos siendo masticados.
  • Comer cosas pegajosas: Algunos dulces o comidas son muy pegajosas y lo curioso es que se pegan en los dientes al comerlas, pero ojo, esto puede hacer la limpieza regular mucho más complicada ya que eso pegajoso es muy difícil de remover con el simple cepillado, y puede que el trabajo incluso del hilo dental se torne insuficiente por este tipo de alimentos que entran también entre las piezas dentales.
  • Alimentos ácidos: Si bien es cierto frutas como la fresa o la manzana verde por su acides ayudan al cuidado de los dientes, los limones o alimentos demasiado ácidos pueden poco a poco desgastar la capa de esmalte de los dientes y provocar problemas de sensibilidad, grietas y manchas. Lo ideal es consumir este tipo de alimentos de manera moderada.

Así, hábitos como mal cepillado, poco cepillado o comer alimentos azucarados y almidonados, no son siempre los culpables de problemas como caries o piezas perdidas. Consideremos analizar nuestra alimentación para que de este modo si estamos perjudicando a nuestros dientes por nuestros hábitos los cambiemos y logremos una mejor salud dental.