Plazas más importantes de La Habana

  • Plaza de la Catedral. Una de las plazas coloniales más importantes de La Habana es la de la Catedral, cuyo nombre proviene de la gran construcción religiosa situada en el corazón de la plaza. Pasear por esta zona es como visitar un gran museo al aire libre donde el estilo barroco es el protagonista en sus numerosos edificios y monumentos todavía bien conservados. Pero además de estar emplaza la Catedral de San Cristóbal, aquí podemos visitar tres de los palacios más importantes de la capital como son el de Conde de Lombillo, Marqués de Arcos y Marqueses de Aguas Claras. A pesar de que la plaza fue construida en el siglo XVIII, es la más moderna de La Habana Vieja y donde podemos encontrar la clásica ‘Bodeguita del Medio’; un local mitad taberna mitad restaurante que ha sido visitado por diversos personajes ilustres a lo largo de los años.

Plaza de la Catedral en la Habana

  • Plaza de Armas. Es una de las zonas más visitadas en la capital y uno de los puntos más recomendados para alojarse en un viaje a La Habana ya que aquí se concentran la mayoría de restaurantes, bares y tiendas. Antiguamente era conocida como la Plaza de la Iglesia, ya que aquí estaba el entonces templo más importante de la ciudad, pero fue derruido siglos después. El nombre de ‘Armas’ viene de que durante mucho tiempo la plaza fue el espacio elegido para practicar ejercicios militares al aire libre. Hoy en día, es el lugar de interés más visitado ya que alrededor de ella se encuentran importantes atractivos como la estatua de Carlos Manuel, el Museo de la Ciudad o el Castillo de la Real Fuerza. No te pierdas en tu viaje la Plaza de Armas, uno de los rincones más turísticos de la ciudad y con más de 500 años de antigüedad.

Plaza de Armas

  • Plaza Vieja. Y otra de las zonas más recomendadas para descubrir el encanto de La Habana es la Plaza Vieja de la ciudad. Los edificios y monumentos que le dan vida no tienen nada que ver con el resto de plazas de la capital, ya que aquí se mezclan los estilos ‘art nouveau’ con el barroco de una forma diferente de lo que se pueden ver en otros puntos de La Habana. En este caso, se congregan alguna de las opciones de ocio más recomendadas para realizar en nuestras vacaciones como son la Fonoteca de Cuba, el Museo de Naipes, el Centro de Arte La Casona o el Planetario. En éste último se puede hacer un recorrido por la galaxia de la mano de sus exposiciones y salas donde encontrar todo tipo de información sobre los planetas, estrellas y satélites que nos rodean en el espacio.

Plaza Vieja

El Malecón: corazón de la ciudad

Pero si hay en Cuba una zona a la que todo turista debe visitar en su viaje es el Malecón. Se trata de un gran paseo marítimo con más de ocho kilómetros de extensión por el cual se bordean las cálidas aguas del mar Caribe mientras azotan fuertemente sobre la orilla. Además de que es el mejor mirador para tener unas vistas impresionantes durante el atardecer, se pueden encontrar todo tipo de comercios y alojamientos frente al mar para terminar de enamorarnos de La Habana. Entre los principales monumentos que se pueden visitar durante su recorrido destacan el Torreón de San Lázaro, el Túnel de La Habana o el Castillo de la Real Fuerza. Éste último ha sido a lo largo de los siglos la fortificación más importante para defender a la capital cubana de los posibles ataques que llegaban por vía marítima.

Zona de Malecón