Vamos a repasar algunos consejos que transmitirán elegancia y lujo en tu armario o vestidor, el modo de que tu ropa y conjuntos luzcan mucho mejor. Esperamos que te resulten interesantes todas estas ideas que puedes poner en práctica sin necesidad de comprar ropas de grandes marcas que no siempre podemos permitirnos.

  • Apégate a los clásicos: El little black dress o un vestidito negro jamás se verá barato si esté está elaborado en una buena tela y perfecto corte. Este quizá puedas hacerlo con la ayuda de un buen sastre o encontrarlo en una barata, es atemporal y con el negro sinónimo de elegancia que no sabe fallar.
  • Pon mucha atención a las telas y acabado: Una bastilla mal hecha, una tela con un color ambiguo o un vestido con un corte que no se ajuste a ti a la perfección jamás lucirá costoso, en cambio si ves antes que precio calidad, podrás encontrar fácilmente piezas que probablemente costarán mucho menos de lo que pagarías por una marca cara. Olvídate de las marcas y busca telas que se vean como de diseñado, y si una pieza no te sienta como un guante de seda, llévala al sastre, por unas pocas alteraciones logrará que tu ropa te luzca como nunca.
  • Mantén los colores impecables: Nada dice más ropa barata que una pieza blanca que luzca amarillenta o una negra que se vea desteñida. Mantén tus prendas en perfecto estado con una limpieza minuciosa que les permita verse como recién salidas de la tienda todos los días de su uso. Los jabones especiales para ropa negra hacen maravillas con la ropa oscura y un baño de tinte blanco logará que tu ropa se vea blanca siempre.
  • Que la presentación sea impecable: Si pruebas con el mismo outfit pero con las prendas sin planchar, con los accesorios con un poco de polvo, y bolsa y zapatos también un poco sucios o sin pulir en sus toques metálicos te sorprenderá cómo cambia cuando cada pieza esté prolijamente planchada, limpia y pulida. Hasta un diamante se ve barato si está sucio, así tu ropa debe proyectar limpieza, estar libre de arrugas y tus accesorios pulidos y llenos de vida para que todo se vea más caro sin serlo.