Otro problema con los puntos negros es que de no retirarlos, estos crecen y los poros se van abriendo hasta que el problema no sea solamente de comedones, sino uno de además poros que se vuelven recurrentes a este tipo de problemas pues se han mantenido llenos de grasa por tanto tiempo que ya no vuelven a su tamaño regular, por lo que la suciedad se acumula con más facilidad y esto crea un círculo de nunca acabar donde los poros se tapan y destapan sin tregua.

Pero todo esto tiene una solución natural y que se lleva a cabo en menos de 20 minutos, al aplicar una mascarilla de grenetina y leche que sirve de tira removedora de puntos negros. Dile adiós a los antiestéticos comedones y espinillas con la ayuda de esta mascarilla.

Qué necesitamos

  • Un sobre de grenetina, aproximadamente 20 gramos
  • Unas cucharadas de leche

Combinamos los dos ingredientes, de tal manera que la grenetina se hidrate y además se torne un poco líquida. En una sartén o en el microondas calentamos lo suficiente estos dos ingredientes como para simplemente disolver la grenetina, evitemos que queden grumos o que hierva (se estropea la grenetina). Posteriormente, aplicamos esta mezcla aún tibia sobre las zonas con puntos negros y esperamos hasta que seque por completo para retirarla.

Cómo mejorar los resultados

Aplicar la mascarilla tibia es mejor, ya que de esta forma los poros se abren y así la adherencia que tendrá a los tapones de mugre y grasa en los poros será más afectiva. Así mismo la consistencia ideal para la mascarilla se da cuando al tenerla entre el dedo meñique e índice, al pegarlos y despegarlos la grenetina cree un hilo viscoso.

Para retirarla además, es necesario que la mascarilla esté bien seca, pero no tanto como para que sea difícil retirarla y no debe estar aún húmeda pues los puntos negros no se extraerán efectivamente.