Diga lo que diga la naturaleza, no es prudente dejar que la perra se aparee hasta que no haya terminado de crecer y su cuerpo se encuentre totalmente desarrollado. Muchos expertos hablan de esperar dos celos.

El periodo de celo en la perra es fácilmente reconocible ya que comienza con pérdidas de sangre y una visible hinchazón en la vulva.  Durante los primeros días, aunque los perros van a intentar la monta, la hembra no estará receptiva.  Es cuándo comienza a reducirse el sangrado que la hembra puede aceptar al macho.

Una vez que ha quedado preñada la gestación dura una media de 63 días, aunque evidentemente puede haber pequeñas variaciones  dependiendo del animal, de su tamaño y de las características de cada gestación.

Perra preñada

Las visitas al veterinario

La forma ideal de actuar cuándo queremos que nuestra perra críe es llevarla al veterinario antes de para que nos asegure que está físicamente en condiciones para llevar a cabo la gestación.

Una vez que la perra esté preñada las revisiones son fundamentales para detectar a tiempo cualquier posible problema que pueda aparecer durante el embarazo y, si fuera necesario, preparar una cesárea.

El especialista también indicará la mejor dieta para que la hembra esté fuerte y no le falte ninguna vitamina.

Preparar el lugar del parto

Para el parto de la perra es muy importante preparar una paridera. Debe de estar situada en un lugar tranquilo de la casa dónde los niños u otros animales no molesten a la futura madre. Aunque los perritos no van a escaparse el primer día, mejor si es un sitio recogido que no permita que se vayan muy lejos.

La perra debe de tener espacio para estirarse sin peligro de aplastar a los cachorros y debe de ser un espacio acolchado con alguna manta. Escoge mantas viejas, ya que es posible que se manchen con los líquidos del parto y la sangre y prefieras tirarlas una vez  que pase todo.

Perra amamantando a sus cachorros

Las perras suelen ser muy buenas madres y crían a sus hijos sin problemas, sin embargo puedes ver que separe a un cachorro y se niegue a amamantarlo, o incluso que lo mate.  Separar a un cachorro es natural y el motivo es que lo ve débil o enfermo y como su instinto le indica que no saldrá adelante prefiere no gastar recursos con él.

Si mata al perrito, la causa puede ser la misma, pero en algunos casos puede haber un problema en el comportamiento del animal. Si la perra mata a un cachorro debemos de vigilarla y ante el primer comportamiento agresivo con el resto separar a los perritos y pedir consejo al veterinario.

Visto este artículo, quizá te interese también conocer detalles sobre la gestación de la gata, para aprender más sobre cómo criar animales en tu casa y tener en cuenta todos los cuidados necesarios.