Los veterinarios a los que iba siempre confirmaron esa creencia que tengo, pero al ir aumentando mi familia peluda descubrí que no todos los gatos se comportaban así, de hecho solo dos, procedentes de la misma camada, lo hacían. Tras una mudanza consulté el caso y me sorprendió la respuesta del veterinario: vomita con frecuencia no es normal en un gato. Es habitual que lo hagan de forma esporádica, pero si lo hacen a menudo hay que investigar la causa.

Con toda la sorpresa le pedí al veterinario que me explicara esto y me comentó que un gato que vomita con frecuencia (nótese que resalto con frecuencia) suele tener otros tipos de problemas.

¿Qué problemas puede tener un gato que vomita con frecuencia?

Si el gato no tiene el pelo muy largo, no debería de ser normal que vomitara con frecuencia bolas de pelo y si lo hace puede ocultar toda una serie de problemas que hay que encontrar. También los vómitos de comida tienen diferentes causas. Vamos a ver las más frecuentes muy resumidamente, tanto para vómitos de comida como de bolas de pelo.

  • Alergias a la comida. Los gatos son a menudo intolerantes a diferentes alimentos. Muchos son celíacos, por ejemplo. Un determinado pienso puede sentarles mal y ser el causante de los vómitos frecuentes (normalmente de comida), por lo que uno de los primeros experimentos que se hacen es el de variar la alimentación del gato hasta encontrar un pienso que se adapte a su delicado estómago.
  • Problemas de riñón. Algunos gatos muestran los primeros síntomas de una enfermedad de riñón aumentando la frecuencia de sus vómitos (generalmente de comida)
  • Alergias en la piel. Estas pueden llevarle a asearse muy a menudo porque notan picores y molestias y por tanto a tragar muchos pelos, lo que hace que vomiten (en este caso bolas de pelo).  Si se trata de un problema por pulgas o parásitos se soluciona con las pipetas para desparasitar, pero puede esconder un problema de alergias de otro tipo que puede manifestarse también con ronquidos y otros síntomas.