En un principio se les conocía como gatos de angora, pues se les clasificaba dentro de la familia de los de angora persas, a pesar de que  tienen diferencias muy apreciables. Sin embargo, mientras que los gatos de angora fueron desapareciendo, los persas se hicieron cada vez más populares, desbancándolos por completo como gato favorito de las clases altas, que siempre mostraron predilección por los mininos con gran pelaje.

Existe una gran diversidad en cuanto a sus colores, que pueden ser únicos o mezclados. Destacan los gatos persas himalayos, que son gatos persas pero con unos colores similares a los gatos siameses. Y últimamente se han puesto de moda los llamados persas exóticos, que conservan todas las características de la raza pero su pelo es corto, lo que permite disfrutar del peludo…menos peludo.

Es muy importante el cepillado de los gatos persas

Cuidados del gato persa

Desde cachorros hay que acostumbrar a estos gatos al cepillado diario y a la toma de malta para prevenir las bolas de pelo. Se debe de usar un peine que no sea metálico para que no se rompa el pelo.

Es conveniente cuidar la limpieza de sus narices, pequeñas y delicadas y se pueden utilizar productos específicos para limpiar su pelo y que este quede con un brillo y de un esponjoso que de gusto verlo.

Por lo demás, los cuidados del gato persa son los mismos que los de cualquier otro peludín con o sin raza que nos llevemos a casa.

Gata persa con sus crías

Precauciones a la hora de comprar un gato persa

No todos los gatos de pelo largo son persas, existen muchos gatos comunes con pelo largo y razas de menor valor económico que los persas que pueden parecerse en el pelaje. Además, los cruces son muy frecuentes.

Si para ti es importante que tu gato sea de raza, asegúrate de comprar un animal que provenga de un criador con prestigio, que garantice que el minino es de pura raza y que tiene todos sus papeles en regla, ya que es muy habitual que, sobre todo a personas que no son expertas en el tema, algunos vendedores poco escrupulosos les den gatos de otras razas, cobrados, eso sí, al precio de los animales de pura raza.

Cachorros de gato persa