¿Sabías que hay una sopa que es de color rojo? El nombre de esta sopa es Borscht y es una de las más populares de Eslovenia. Puede tomarse fría o caliente y es de vegetales entre los cuales está la remolacha y es la que le da el peculiar color. La Jota es otra sopa de la zona Istría en la cual se mezcla repollo machacado con papas, tocino entre otros ingredientes más.

Sopa Borscht de Eslovenia

 ¿Se te antoja una patata asada? Este es uno de los ingredientes que no faltan sobre la mesa de una comida típica eslovena. Su manera de preparación es muy variada y puede ser acompañante o el plato principal. Entre las variedades de pollo tenemos frito o empanizado que se llama Pohana piska. Para acompañar ya sea carne o pollo se sirve con polenta el cual incluso dependiendo de su forma de preparación puede ser plato principal a su vez también.

Pollo preparado en uno de los platos eslovenos

Dentro de la variedad de postres tenemos el prekmurska gibanica que es un bollo relleno de chocolate. También podemos encontrar pasteles típicos de Eslovenia, sobre todo destacan de requesón, manzana o amapola. Uno de los más populares es el kremna rezina que consta de hojaldre, crema de huevo, nata dulce y aunque suena muy dulce para el gusto de cualquiera, no lo es. Su consistencia es suave al paladar.

Pastel esloveno prekmurska gibanica