Argumentos a favor de la gallina como mascota

  • La gallina, si se cría desde polluelo, se acostumbra muy bien al ser humano y es capaz de mostrarse incluso cariñosa.
  • Siempre tendrás huevos frescos, una ventaja maravillosa que pocas mascotas pueden proporcionarte.
  • Aunque es un animal que disfruta de la vida exterior, puede entrar en la casa y puede llegar a acostumbrarse a realizar sus necesidades en un lugar específico si la acostumbras a base de recompensas.
  • Algunas personas que han invertido tiempo en su relación amo/mascota, han conseguido progresos increíbles con sus gallinas, logrando que lleguen a obedecer órdenes sencillas. De todos modos las gallinas no responden bien a la voz, por lo que es mejor que esas órdenes sean mediante gestos.

Las gallinas pueden ser animales muy cariñosos con las personas

Argumentos en contra de la gallina como mascota

  • Tener una mascota en un piso no es legal prácticamente en ningún sitio. Sus cacareos delatarán su existencia e incluso si no hubiera leyes en contra de su tenencia es posible que muchos vecinos no lo entendieran y se pusieran en tu contra. Así pues, si no tienes una casa de campo olvídate de tener gallinas como mascotas.
  • Las gallinas son animales con una capacidad de interactuar bastante limitada, no son perros o gatos y no se puede esperar de ellas un comportamiento similar.
  • Incluso si se acostumbran a usar un periódico o una bandeja para hacer sus necesidades, sus heces son muy olorosas y si no estamos en el momento para limpiarlo, el olor al llegar a casa puede ser demasiado fuerte, sobre todo si tenemos que dejarla muchas horas a solas. Lo ideal sería que la gallina estuviera fuera de la casa y solo entrara de vez en cuando.
  • Como todas las mascotas, las gallinas necesitan de atención veterinaria para evitar parásitos y enfermedades. Esto a veces puede ser algo embarazoso ya que no es habitual tener una de estas aves en casa.  Además, algunos productos pueden ser difíciles de encontrar ya que estos animales no conviven en la casa con el hombre de forma habitual.