Primeramente consideremos que este tipo de pastas que prometen dientes blandos funcionan con un principio de micro abrasión, que es controlada siempre en las dosis de pasta que usamos y en la pasta en sí, por lo que no es dañina ni puede ser causante de un problema de dientes sensibles.

En base a lo anterior, estamos ante un tratamiento semejante al que un dentista hace en su consultorio de abrasión, pero que no es tan drástico pues el profesional realiza el blanqueado en una o dos sesiones.

Ahora, sabemos que el blanqueado funciona a razón del daño en los dientes por lo que un paciente puede recuperar quizá un grado de blanco y otro dos, pero porque el segundo simplemente no tiene los dientes tan manchados o su color no se debe a procesos químicos como el uso de medicamentos que manchan los dientes.

Por lo tanto, podemos decir que sí funcionan este tipo de dentífricos que prometen dientes blancos, pero es un proceso que requiere de tiempo y que, en muchos casos puede no ser de blanqueado, sino de mantenimiento para que los dientes no se manchen más,  a fin de que el blanqueado profesional del dentista se mantenga en mejor estado.

Cuándo no funcionan estas pastas

Así como en los procedimientos profesionales, el blanqueado a veces no funciona del todo, ya que las piezas se encuentran demasiado manchadas, casos donde el color amarillento o disparejo de los dientes sea por causa de medicamentos, o por manchas muy arraigadas es probable que no notemos ningún cambio aun usando de forma regular estas pastas y es más recomendable iniciar a considerar algunos cambios en los hábitos que tenemos de limpieza, no porque sea insuficiente sino quizá poco efectiva.

Lo anterior porque aun cuando nos lavemos los dientes las tres veces al día, el beber vino, café o té puede manchar los dientes, y será una medida a tomar contra esto el lavarnos los dientes justos después de tomar estas bebidas.