Al trabajarlos se previenen y disminuyen dolores como hernias discales, nervio ciático, roturas fibrilares (isquiotibiales), dolor de rodillas, dolor en la espalda, etc.

El glúteo es el mediador entre la zona superior del cuerpo y la inferior y es el gran sostén de la base de la columna y desde allí la contención de toda la columna. Los glúteos son músculos que trabajan mucho en la niñez pero a medida que el ser humano crece se va dejando de usar con el peligro de desactivarse. Es por eso que es fundamental tanto para mujeres como para varones hacer un trabajo localizado y explosivo para que se active y se mantenga tonificado. Muchas personas creen que hay que fortalecerlos por una cuestión estética pero no es así, los beneficios que reporta al organismo son verdaderamente importantes.

En cuanto a los lumbares también es necesario tonificarlos para que estén fuertes y equilibrados con los abdominales inferiores. Esta es una zona de poca densidad muscular por eso los ejercicios deben estar bien focalizados en esos puntos para lograr el trabajo óptimo. Además, tiene la desventaja que es una zona de poca movilidad con lo que es necesario intensificar hasta lograr aumentar su movilidad. Su entrenamiento consiste en utilizar poca carga y muchas repeticiones, el movimiento es pequeño pero continuado.

Los abdominales son indispensables para la alineación de la columna. El solo hecho de contraer los abdominales cuando estás sentado hace que la columna se coloque bien vertical y, por tanto, se reduzca el dolor de espalda. Otra ventaja al ejercitar estos músculos es que los órganos internos se mantienen en su posición favoreciendo su funcionamiento. Inclusive el funcionamiento del intestino permitiendo realizar las evacuaciones con regularidad.

En cuanto a los músculos isquiotibiales es necesario que se tonifiquen porque son los encargados de flexionar las rodillas y lograr una buena sentadilla. Estos músculos se entrenan con diferentes ejercicios y son los que sostienen al glúteo en gran medida. La posición de las piernas se ve notablemente mejorada cuando estos músculos son trabajados.

Este grupo muscular forma parte de los grupos musculares que conforman los muslos. Los otros grupos son aductores, abductores y cuádriceps. Para cada uno de ellos hay ejercicios específicos. Por ejemplo: correr, caminar y andar en bicicleta, trabajan de manera conjunta todos los grupos. Las flexiones de piernas con distintas aberturas trabajan los aductores y abductores.

Un beneficio extra que se obtiene al realizar los ejercicios para tonificar la zona lumbar, o sea: abdomen, glúteos y piernas, es el fortalecimiento de los huesos. Éstos son tejidos vivos que responden al esfuerzo que significa el ejercicio, aumentando su densidad y eliminando los riesgos de osteoporosis.

Por todas estas razones no esperes más y ponte en movimiento para que tu cuerpo luzca saludable.