• Violetas: Entre las flores comestibles que podemos recomendarte están las violetas. Como se trata de flores pequeñas, puedes integrarlas perfectamente enteras en los platos y se ven hermosas en las ensaladas, y como bien ya sabes no es ninguna novedad que son ricas, ya que existen los dulces hechos de violetas y los jarabes, por lo que van perfectas con postres y caramelos hechos a mano.

Violetas en una ensalada

Estos alimentos tendrán las propiedades curativas de la flor, que son las de combatir resfriados, tos, así como problemas digestivos de indisposición:

  • Caléndula: La caléndula es una flor noble que no requiere de muchos cuidados, así que si contamos con una planta de ellas en casa no dudemos en integrarlas a nuestros platos, tal como lo hacemos con las hierbas frescas como el romero o la albahaca. Es muy llamativa y se ve hermosa en platillos que tendrán cualidades antinflamatorias, calmantes, digestivas, antibacteriales, y varias más ¿no suena a un menú super saludable?

Caléndula con arroz

  • Azahar: La flor de azahar es otra que nos proporciona grandes sabores, solamente basta olerla para saber que es sabrosa.Podemos agregarlaa mermeladas de naranja, de menta, o secarlas para tener uno de los tés más ricos que podremos probar, y que además ayuda a calmar los nervios, la tos, la gripa así como el dolor por infección. La flor de azar es un aliado perfecto para los días de invierno donde las enfermedades por estación abundan.

Flor del azahar en un bizcocho

  • Manzanilla: La manzanilla o camomilase reconocida por sus cualidades variadas y es uno de los tés más populares. Quizá no se “coma” sino que se toma, pero ayuda a combatir los síntomas menstruales y premenstruales pues tiene propiedades sedantes ligeras. Además por ser desinflamante es ideal para después de comer pues hace más ligera la digestión.

La manzanilla también es una flor comestible e ideal para la salud

Mas recordemos que no todas las flores son comestibles evidentemente, así que procuremos conocer las flores que sí se pueden comer e integrarlas a los alimentos, ya que son parte de una alimentación saludable y cien por ciento natural y además orgánica, que hoy más que nunca es necesaria para conservar nuestra salud.