Siempre que haya cambios se genera tensión emocional y esto debilita el sistema inmunológico y esto es lo que favorece el desarrollo de enfermedades. Las flores de Bach se ocupan de este aspecto integral, mientras otros remedios curan superficialmente las flores de Bach van al verdadero origen, aunque no siempre sea fácil identificar las emociones ya que suelen ser complejas.

Gotas de las flores de Bach que utilizaremos

Cómo repartir las dosis de flores de Bach

La dosis recomendada son 4 gotas, 4 veces al día. Se toma alejada de las comidas porque de esta manera se evitan interferencias, 10 minutos antes o 10 después de las comidas está bien. Hay dos momentos en los que las flores de Bach son muy efectivas: al despertar y antes de dormir.

Por ejemplo, una buena distribución horaria sería: al despertarse, a media mañana, a media tarde y antes de dormir.

Si sucede una situación de emergencia emocional se puede aumentar la frecuencia de las tomas, por ejemplo una hora antes de hablar en público. Y en situaciones desbordantes se pueden tomar cada 10 minutos.

Para los que toman por primera vez hay que hacerlo de la siguiente manera:

  • 1° día, tomar 4 gotas cada 10 minutos durante la primera hora, 4 gotas cada 20 minutos la segunda hora y luego 4 gotas por hora el resto del día.
  • 2° día, tomar 4 gotas cada hora durante todo el día.
  • 3° día en adelante, se comienza con las dosis recomendadas anteriormente.

No olvidar que se puede aumentar la frecuencia de las tomas pero siempre se tomarán 4 gotas en cada toma.

Es interesante destacar cómo hasta la fecha no se han encontrado contraindicaciones en la toma de las flores de Bach. Por lo tanto podemos hacer uso de ellas siguiendo las indicaciones antes mencionadas sin peligro para nuestra salud.