A falta de tiempo, lo ideal es recorrer los sitios imprescindibles para todo turista que visita Florencia por primera vez.

La bellísima Catedral de Santa María del Fiore es mundialmente famosa por su duomo (domo) renacentista y una de las mayores atracciones de Florencia. Subir a la cima de su cúpula, construida en el siglo XV por Filippo Brunelleschi, es una de las actividades más populares entre los turistas. Desde la cúpula, a la que llegas luego de subir 463 escalones, podrás disfrutar de excelentes vistas panorámicas de la ciudad.

Basílica de Santa María del Fiore

Si ya estás en la Piazza del Duomo, donde se encuentra la Catedral, puedes aprovechar para visitar el Battistero de San Giovanni, un edificio de mármol blanco y verde, conocido por ser el más antiguo de la ciudad. El battistero tiene tres puertas de acceso pero la más famosa es la increíble Puerta del Paraíso, que se encuentra de cara a la Catedral. Allí también se ubica el Campanile de Giotto, el bello campanario de la Catedral tiene una altura similar a la cúpula de la misma –tiene 414 escalones- y también brinda magníficas vistas de Florencia.

El elevado campanario de la Basílica de Florencia te ofrecerá unas excelentes vistas

Si todavía no te has enamorado de Florencia en tu primer día, lo harás cuando cruces el Ponte del Vecchio, que atraviesa el río Arno y te transportará a la Edad Media. Allí muchos turistas toman las fotografías más conocidas de esta ciudad.

Otro de los atractivos florentinos que puedes visitar el segundo día es el Palazzo Vecchio, un sitio que no te puedes perder. Es el histórico centro del Gobierno de Florencia y actualmente funciona como el ayuntamiento. Se permite la visita de varias salas del palacio, como el famoso Salón del Cinquecento. Este edificio se emplaza en la Piazza della Signoria, una de las más conocidas de la ciudad. Allí podrás apreciar varios monumentos, como la fuente de Neptuno y la estatua de Cosme I.

Palazzo Vecchio en Florencia

Florencia es la capital artística de la Toscana, por lo que no deberías perderte la Galleria dell’Accademia, donde se encuentra el David de Miguel Ángel, además de la Galleria Uffizi, uno de los museos más importantes del mundo, que alberga obras de reconocidos artistas como Tiziano, Rubens, Caravaggio, Rembrandt, Rafael y Botticelli.

Si te quedan fuerzas y tiempo, no te pierdas la Basílica de la Santa Croce, que es la iglesia franciscana más grande del mundo y el sitio donde se encuentra la tumba de Miguel Ángel; así como también la Piazzale Michellangelo, donde podrás tomar grandiosas fotos de la Catedral; y las Capillas de los Médici, el mausoleo oficial de la familia que se ubica en la Iglesia de San Lorenzo.

Florencia es una ciudad pequeña y fácil de visitar a pie, especialmente su centro histórico, donde no pueden circular vehículos. Si, de todas formas, no deseas caminar, puedes comprar un abono de transporte público para recorrer la ciudad en tranvía, autobús eléctrico o regular. La empresa encargada de los transportes públicos de Florencia se llama ATAF (Azienda Trasporti Area Fiorentina). Para más información, visita las oficinas de turismo ubicadas en Piazza Stazione 4 o Borgo Santa Croce 29.