El lugar de nacimiento de Picasso es el hogar de las fortalezas históricas, excelentes playas y una escena de tapas próspera, así que no es de extrañar que Málaga sea una brillante y discreta joya de la Costa del Sol. Se suele decir que Málaga pasa desapercibida, esto es algo de subestimación, ya que es una de las ciudades más animadas y más atractivas de España. A pesar de esto, Málaga no podría ser más diferente de los resorts cercanos de la Costa del Sol, donde el Inglés es la lengua franca y los desayunos all-day desplazan a las tradicionales tortillas. Pero vamos a ver más detalles sobre los atractivos que nos ofrece Málaga para un viaje de un fin de semana, sitios que tendrás tiempo de visitar y no deberías perderte.

Ubicado en un palacio andaluz del siglo XVI, el Museo Picasso alberga una colección de alrededor de 233 obras de arte, incluyendo pinturas, dibujos, esculturas, cerámicas y gráficos, desde sus primeros trabajos hasta la década de 1970. Destaca por la representación de las mujeres y niños en la vida del artista, la colección muestra sus cambiantes estilos y creaciones audaces, junto a exposiciones temporales. Hay visitas guiadas, guías de audio, una biblioteca y una agradable cafetería al aire libre.

Museo Picasso en Málaga

El Museo Picasso es el más atractivo de Málaga, pero los museos de la ciudad son numerosos y la historia se esconde en cada rincón, con las ruinas del Teatro Romano y la maravillosa fortaleza de la Alcazaba. Más arriba, el Castillo de Gibralfaro ofrece ejemplos de la arquitectura romana y cristiana. Durante los dos o tres días de nuestra estancia en la ciudad andaluza deberíamos visitar al menos alguno de ellos.

La Plaza de la Constitución sigue siendo el corazón de la vieja ciudad, constantemente atravesada por los lugareños que se dirigen a una red de estrechos carriles peatonales. Si te encuentras en la ciudad no debes dejar de dar un paseo por la calle Larios, la calle comercial más ostentosa de Málaga, la única torre de la catedral es un punto de referencia distintivo en el horizonte.

Plaza de la Constitución en Málaga

Málaga es una ciudad que se encuentra en transición. Entre el puerto y el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga encontramos el revivido barrio de Soho (Barrio de las Artes), donde los nuevos bares,  micro-cervecerías, restaurantes, tiendas y mercados callejeros representan un ambiente alternativo. La arquitectura surrealista del paseo marítimo de Málaga, El Palmeral de las Sorpresas, conduce al maravilloso desarrollo portuario del Muelle Uno donde 15 playas urbanas siguen siendo un secreto escondido.

Paseo marítimo en Málaga, que recorre varias de las playas urbanas de la ciudad

Cuando a comida te refieres, Málaga no debe dejar de estar en tu lista. Desde los gastrobares y la alta cocina experimental a las tradicionales tapas y casuales chiringuitos (bares de playa). Por la noche, no hay escasez de bares, clubes o música en vivo. El calor de la región de Andalucía hace que buena parte del ocio se concentre en horario nocturno, así que muchos espectáculos comienzan a la medianoche, pero si esa no es tu escena, siempre hay algún bar en el cual disfrutar de unas geniales tapas o si prefieres algo salado, unos fabulosos churros (donas fritas) o un buen chocolate caliente.

En Málaga podemos disfrutar de sus tapas y gastronomía

Los visitantes a menudo se sorprenden de que Málaga sea más que una puerta de entrada a la Costa del Sol, pero los que la conocen, saben que es un destino para volver una y otra vez, bien sea para pasar un fin de semana en esta ciudad o incluso unas vacaciones completas.