Te vamos a proponer un plan para disfrutar de un fin de semana en Bruselas, partiendo en la tarde del viernes y volviendo un domingo en el mismo horario. De esa forma, aprovecharás más tus días en la capital belga.

Viernes

Llegando a Bruselas en la tarde/noche, no tendrás muchísimo tiempo para andar recorriendo los sitios más importantes de la ciudad. En especial, si llegas al aeropuerto de Charleroi (donde funcionan algunas aerolíneas de bajo coste), tardarás bastante en llegar al hotel y no te quedará mucho tiempo para recorrer. Por eso, te sugerimos que dejes las visitas a museos y monumentos para los otros dos días.

Sin embargo, puedes comenzar a visitar Bruselas desde uno de sus sitios más céntricos: la Grand Place. A su alrededor se encuentran varios edificios de estilo neoclásico, como el Ayuntamiento o la Casa del Rey. En sus cercanías están la Iglesia de San Nicolás y la Bolsa.

Puedes aprovechar para cenar por la zona y recorrer un poco las calles del centro bajo la luz de la luna. Una gran forma de cerrar el día es tomarte una buena cerveza belga.

Grand Place de Bruselas para ver el viernes

Sábado

Comienza tu día bien temprano para aprovechar el tiempo. Es recomendable iniciar tu visita por el Parlamento Europeo y el Parque del Cincuentenario. Luego, si los motores son lo tuyo, puedes recorrer Autoworld, que tiene una de las mejores colecciones de autos en el mundo.

Si buscas un poco de naturaleza, puedes comprar algunos víveres y tomarte el metro hasta la estación “Parc”, para hacer un breve picnic en el Parque de Bruselas, uno de los espacios verdes más bonitos de la ciudad. A sus costados se encuentran el Palacio Real y el Palacio de la Nación. Después puedes darte una vuelta por la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Si todavía tienes algo de ganas de caminar, puedes ir al Museo de Instrumentos Musicales, el Museo Magritte o los Museos Reales de Artes de Bélgica. Dependiendo de cuánto quieras pasar en cada uno, puedes visitar uno, dos o todos.

En la Plaza Polaert podrás obtener las mejores vistas de Bruselas, sobre todo si llegas al atardecer. Junto a esta plaza está el Palacio de Justicia, que por desgracia sólo abre de lunes a viernes, pero al menos puedes apreciar su fachada.

Por la noche puedes ir a la cervecería Delirium Tremens, la más famosa de la ciudad por tener más de 2.000 variedades.

Bar cervecería Delirium Tremens para el sábado

Domingo

Como no tienes el día completo, no conviene que intentes ver todo lo que te falta. Es recomendable que te relajes, así que no es mala idea visitar Mini Europe y el Atomium, que es uno de los mayores emblemas de la capital belga.

Atomium es una esctructura muy peculiar para visitar el domingo

Las visitas a ambos lugares te llevarán toda la mañana. Al mediodía puedes volver a la Gran Place, hacer algunas fotos y volver al hotel para preparar la maleta. Luego, seguramente ya inicies camino hacia el aeropuerto para volver a casa tras un viaje que esperamos que te haya gustado, con el tiempo suficiente para disfrutar de estos lugares tan especiales de esta ciudad belga.