Recuperar la figura después del parto es diferente para cada mujer porque no todas tenemos el mismo metabolismo, y aunque algunas mamás se sienten felices de haber ganado peso tras el embarazo y su temor radica en perderlo, la mayoría de las mujeres tiende a ganar unos kilos que desea ver fuera de su figura lo antes posible. ¿Cómo lograrlo?, veamos algunos consejos que te ayudarán a ti y al bebé.

Ten paciencia

Lo que ganaste en largos meses es imposible que se pierda en tan solo un par de semanas. Sé paciente con tu dieta y con tu forma de ir bajando esos kilos de más, porque el gran enemigo puede ser la falta de paciencia y la falsa creencia de que existen las dietas milagrosas.

Fomentar un cambio de vida y una alimentación saludable día a día es clave no solo para perder peso comiendo abundantes ensaladas, carnes magras, cereales y evitando grasas y azucares, sino que también garantiza una excelente salud para tus meses de lactancia.

Ejercítate regularmente

Ser mamá primeriza o de dos o más chicos se dice fácil pero no lo es del todo, porque aun cuando se trata de un trabajo que se hace con amor ¡qué agotante puede ser! Ejercitarse 3 veces por semana, primeramente con ejercicios sencillos y seguros postparto e ir aumentando poco a poco la intensidad no solamente te ayudará a recuperar tu figura, sino a llenarte de energía para tu rol de madre.

Si además trabajas en casa o en oficina, con mayor razón necesitarás de una rutina a seguir con los ejercicios, así como energía para el día a día. Encuentra el horario perfecto para ti y ejercítate de manera regular.

Fomenta hábitos saludables

Se dice que darse un “capricho” entre la dieta siempre ayuda al humor, pero es necesario además de eso fomentar los hábitos que resultan más saludables. Nos referimos a evitar que un antojo de pollo frito se convierta en una cubeta de pollo, con puré de papas y una gaseosa.

Date esos gustos, pero de forma controlada combinándolos con alimentos sanos. Quizá esa pieza de pollo frito sea mejor comerla con verduras al vapor y acompañada de té verde, a fin de evitar excederse en las calorías.

Pero ante todo ¡quiérete!, porque como mamá mereces verte y sentirte bien mientras pierdes esos kilos de más que con estos consejos se irán volando.