En una ducha se gastan 17 litros cada dos minutos de ducha, mientras se lavan los dientes hay que cerrar el grifo porque no es necesario que el agua corra mientras no la usamos, el lavavajillas hay que llenarlo totalmente antes de usarlo y tiene un consumo muy importante. En el wáter hay que regular también la cantidad de agua dependiendo para qué se lo utilice. Para regar un jardín es preferible hacerlo al atardecer para evitar evaporación de agua.

España es el país de Europa que más agua consume por habitante, se calculan unos 50 litros por día por persona, en España está en 150. Es hora de analizarlo e iniciar el camino del ahorro para beneficio de muchos no solamente de nuestra billetera.

Cuando hablamos del agua estamos hablando de un recurso muy valioso a nivel mundial, aparentemente renovable (aunque puede discutirse), pero lo que sí es cierto es que es un recurso limitado. Y cuando se tiene en cuenta un país seco o que atraviesa una etapa de sequía cuidar el agua cobra un nuevo sentido.

Evitar gastos innecesarios de agua

Otros consejos para reducir el consumo de agua

  • Reparar las roturas en forma inmediata, 10 gotas por minutos suman unos 5000 litros de agua al año.
  • Lavar el auto en lavaderos automáticos ya que tienen el control para gastar la cantidad justa del agua.
  • Descongelar alimentos a temperatura ambiente y no bajo el grifo, se desperdician unos 15 litros.
  • Lavar frutas y verduras en un bol ya que se ahorran unos 10 litros de agua.
  • Elegir plantas autóctonas para el jardín ya que están adaptadas al clima reinante y necesitan menos cantidad de agua.

Para apalear esta situación la Directiva Marco del Agua promueve la conservación y restauración de los ecosistemas acuáticos para que en el futuro se siga contando con este recurso. A través de WWF (Word Wide Fund for Nature) se están promoviendo cambios políticos a favor del ahorro sobre todo en los Ayuntamientos y en el ciudadano común.

Además de las campañas, publicidades, intentos por legislar, hay dispositivos ahorradores para grifos, duchas e inodoros que permiten ahorrar hasta un 50% gracias a la forma en que distribuyen el agua. Se podría conseguir que el gobierno distribuya de manera gratuita o a muy bajo costo estos dispositivos para que sean instalados en cada hogar y así habría una herramienta más para el ahorro.