Se dice que el flato se debe a la tensión que los ligamentos sufren al correr, pero la experiencia nos dice que una mala respiración también favorece la aparición del flato, mismo que afecta tanto a los corredores primerizos como a los más avanzados, por lo que sabemos que no es un realmente un problema de falta de condición física.

Consejos para evitar el flato al correr

Estos son todos los consejos que te ofrecemos para que puedas evitar la aparición del flato, algo importante para que tu rendimiento sea adecuado. Seguramente hayas optado por salir a correr para adelgazar, pues resulta un ejercicio ideal para eliminar grasas, así que es bueno que tengas en cuenta entre todo lo que debes saber antes de empezar a correr estos consejos que pueden evitar esta molestia que tanto merma nuestras energías. Unos hábitos que te ayudarán y que puedes comenzar a practicarlos mucho antes de salir a correr.

  1. Una alimentación balanceada

Como siempre, la alimentación balanceada parece ser la respuesta pues los alimentos con abundante grasa y azucares nos hacen ser más propensos a problemas de flato al correr, una alimentación equilibrada logrará evitar este problema.

  1. Respiración adecuada

Como ya lo dijimos una mala respiración puede estar directamente asociada con el flato, y aunque no hay una prueba científica en sí, más vale prevenir que lamentar y evitar la respiración entrecortada, la que sea demasiado drástica (como cuando perdemos el aliento), y es mejor coordinar nuestra respiración con el ritmo que llevamos al correr.

  1. Cuida tu postura

Sí, correr frente a la playa se ve paradisiaco, pero por no tratarse de un terreno recto puede que la tensión en los ligamentos produzca flato, y además también podría producir lesiones en tobillitos o rodillas. Cuidar la postura al correr, así como el terreno por donde pisamos puede ser determinante, ya que un movimiento brusco puede producir flato.

  1. No tomes agua en exceso

Hidratarse durante el ejercicio es imprescindible, pero al correr es bien sabido que los tragos de agua o bebidas hidratantes deben ser pequeños para evitar así el flato. Procura hacer también un ritmo para tomar agua, pues la misma cantidad de agua tomada una única vez puede caer pesada al cuerpo.

  1. No corras inmediatamente después de comer

Hacer digestión se debe llevar a cabo de forma tranquila y relajada; al correr inmediatamente después de comer esta se lleva a cabo entre los tumbos que da el abdomen durante este ejercicio, cosa que por supuesto es poco llevadera para el cuerpo.

Con estos consejos podrás evitar el flato al correr, y si ya es demasiado tarde, primero baja el ritmo de tus pasos, descansa un poco, y si no dejas de sentirte mal, para de correr por ese día y sigue tu entrenamiento hasta el día siguiente.