Los fraudes o estafas al declarar los impuestos de forma electrónica se presentan en su mayoría cuando los proveedores de este servicio realizan sus actividades de manera irregular, por lo que debemos estar atentos a estos consejos que hoy te proporcionamos.

Contratando a proveedores con experiencia

La reputación en internet es una realidad, una buena empresa de facturación online por ende contará con una que sea impecable y la cual sus clientes hayan formado para él en base a recomendación, acreditación de su buen desempeño e incluso en estados en redes sociales, ya que cuando algo está bien hecho en la web se deja ver en cada esquina de la internet.

Una empresa de facturación que carece de reputación online, de la cual no se habla o que haya borrado de su historial un periodo de tiempo, es una de la que debemos huir por nuestra seguridad.

Compartiendo información fiscal sólo con los interesados

La información para poder facturar electrónicamente como firmas digitales y contraseñas serán del uso de su proveedor de facturación, pero salvo usted y este profesional, nadie más debe tener acceso a este tipo de información, ya que está en malas manos puede ser usada en su contra.

Evite así mismo que los dispositivos donde guarde esta información estén al alcance de cualquier persona en la empresa si usted es empresario, ya que puede en el peor de los casos ser también contraproducente. Recordemos que pese a ser simples archivos, la seguridad de estos debe ser una prioridad.

Además ojo, algunos archivos como el caso de la firma electrónica en la mayoría de países no debe ser del acceso de nadie salvo la persona física o moral que presenta a hacienda los comprobantes fiscales.

Manteniéndose informados

La facturación digital no sólo se trata de emplear a un proveedor para tal fin y listo, sino que nosotros mismo también debemos estar al tanto de las exigencias de cada país en materia fiscal, para saber qué pedir a nuestro proveedor y qué es regular que él nos solicite para trabajar.