• Desayunos con exceso de azúcar: Cereales de caja destinados a los niños, barras energéticas, hot cakes, y galletas, todas estas delicias con muy ricas en el desayuno, pero para  nuestra salud es una bomba de azúcar que nos vuelve propensos a la obesidad, diabetes y problemas relacionados con el azúcar como cansancio, somnolencia y adicción a las altas cantidades de glucosa.
  • Desayunos con exceso de grasas: sí el tocino con huevo, quesos, y pan untado en mantequilla es riquísimo, pero la salud no nos da para tal cantidad de grasas en la primera comida del día. Evitar “complementar” grasa con más grasa es una elección poco acertada. Un poco de tocino con huevo hervido, abundante fruta y rico pan integral con granos enteros es una acción más noble con nuestra salud.
  • Desayunos con exceso de sales: y de nuevo volvemos al tocino, los quesos y desayunos con grasa, pero si adicionamos con sales en abundancia como pasa con el tocino, los embutidos o carnes de desayuno como las salchichas italianas o americanas, estos alimentos se vuelven más nocivos. Preferir las sales naturales y el sodio natural de los alimentos nos evitará problemas como retención de líquidos y cardiacos.

Claro está, no decimos que dejemos por completo los hot cakes o muffins en el desayuno que son tan ricos, sino que los comamos muy de vez en cuando, o que prefiramos realizarlos de una forma más equilibrada, ya que por ejemplo, el sustituir la miel de maple por compotas de frutas naturales, el preferir las harinas integrales y evitar la mantequilla crean un rico hot cake saludable que podemos comer sin temor como parte de un desayuno completo y repleto de elecciones inteligentes.