En primer lugar vamos a darte unas pautas generales que no todos conocen, los factores más importantes para cuidar tu pelo y así evitar su caída todo lo posible:

  • Cuida tu alimentación. Tanto para nuestro peso, nuestra salud y también la pérdida del cabello la alimentación es esencial en nuestra vida. El pelo está formado por proteínas y necesita de este y otros nutrientes para mantenerse fuerte y sano. Muchas veces, la alopecia se genera cuando se empieza una dieta o hemos cambiado bruscamente nuestros hábitos alimenticios, de ahí la importancia de que este tipo de nutrición esté siempre controlada por un especialista. Ingerir muchas calorías, no desayunar o ser vegetariano son alguno de los motivos para que el cabello se caiga, por lo que lo recomendable es que un experto analice los nutrientes que tu organismo no está adquiriendo. De este modo podremos evitar la caída del cabello cuidando nuestra alimentación, una de las bases para solucionar este problema.
  • ¿Productos químicos o vitaminas? Aunque haya muchos productos en el mercado que se vendan como ‘champús anticaídas’ o lociones para ´evitar la pérdida del cabello’, la verdad es que no se ha demostrado que sean 100% efectivos. Cada persona sufre alopecia por un motivo diferente, por lo tanto ese tipo de productos químicos no tienen por qué afectar del mismo a todos los usuarios. Tomar vitaminas ante la pérdida de pelo es sólo una situación si ésta deriva de la falta de algún nutriente, siendo generalmente la escasez de hierro en nuestro organismo la principal causa.
  • ¿Es malo lavarse el pelo todos los días? A lo largo de nuestra vida siempre hemos escuchado la ‘eterna polémica’ sobre si es malo o no lavarse el pelo todos los días. Aunque no está demostrado científicamente el periodo idóneo para tener un cabello sano y cuidado, sí que está comprobado que la grasa que se genera en el pelo favorece la pérdida del mismo. Por lo tanto, lavarlo diariamente o cada dos días es más efectivo para combatir la alopecia que prolongar el tiempo entre un lavado y otro.

Qué hacer ante la calvicie

A continuación te explicamos todo lo que puedes hacer para prevenir la calvicie, qué debes evitar según tus circunstancias y cómo hace aparición este problema tan frecuente.

  • ¿Hombre o mujer? No tiene nada que ver la alopecia en hombres que en mujeres. Los hombres suelen perder el cabello poco a poco y de forma moderada; generalmente el proceso suele empezar en la frente para pasar después de las patillas, luego suele ‘clarear’ la coronilla para ir de forma progresiva dejando al descubierto el cuero cabelludo. En el caso de las mujeres, al llevarlo casi siempre más largo que los hombres, les suele a veces más difícil de detectar. En el caso de ellas, la alopecia se muestra en la mayoría de los casos dejando calvas y de forma bastante rápida que en los hombres.
  • ¿Cuándo hay que preocuparse? Cada vez que nos cepillamos el cabello, especial a las mujeres que tienen una melena larga, podemos ver la cantidad de pelo que perdemos cada día. Es importante que observemos cual es esa cantidad ‘habitual’ para empezar a preocuparnos en caso de que vaya en aumento. Generalmente se cae al día una media de 100 pelos, pero cómo realmente no son contables, en el caso de que consideremos que se nos está cayendo más el pelo, lo mejor es acudir a un dermatólogo.
  • ¿A qué edad es más común? Aunque se suele asociar la pérdida del cabello a la edad ‘adulta’, es decir, entre los 30 y los 50 años, hay otra fase de nuestra vida en la que podemos ir perdiendo nuestro pelo: la etapa entre la adolescencia y la juventud. No es lo más común, pero al tratarse de un periodo de cambios hormonales y en ocasiones situaciones de  mayor ansiedad y estrés, puede ocurrir.
  • ¿Es hereditario? Generalmente, 9 de cada 10 personas que sufre alopecia es hereditario, o en su defecto, producido por un desencadenante hormonal. Pero no necesariamente una persona debe padecer en su cabello lo mismo que han tenido sus padres a lo largo de sus vidas, sino que es un gen que varía y puede afectar de formas diversas según cada persona.