¡Si es que así no hay quien pueda! Con todos esos disgustos, es normal que tarde o temprano tu perro acabe sufriendo un poco de estrés y se sienta más tenso que un broker de Wall Street. Lo mejor en estos casos es proporcionarle una relajante sesión en un spa canino.

¿Un spa para perros?

Si, lo has entendido bien. En las grandes ciudades e incluso en otras no tan grandes, comienzan a ser habituales este tipo de locales en los que se ofrecen todo tipo de servicios para nuestros amigos de cuatro patas.

En un spa canino se va un paso más allá de las peluquerías para mascotas en las que se realiza un corte de pelo y un lavado del animal. Según la categoría y las ofertas del local, se puede ofrecer un relajante baño de burbujas para que el perro pueda disfrutar del agua cálida y del masaje del Jacuzzi, además del adicional que puede proporcionarle la esteticista canina.

El cuidado de las uñas no se limita a un simple corte, se realiza una manicura completa dejando unas patas dignas del perro de más alta alcurnia. Incluso si se desea se pueden pintar con algún tipo de barniz de color para que el resultado sea más llamativo.

Cuidados especiales

Y para los perros que de verdad se muestren nerviosos o estresados por algo, se pueden realizar auténticos tratamientos naturales para calmar los nervios de nuestros queridos peludos.  Flores de Bach, aromaterapia o esencias naturales disueltas en el agua pueden ayudar a que se recupere la tranquilidad y el equilibrio y todo vuelva a fluir de un modo correcto en el animal, que volverá a casa con las pilas cargadas y totalmente relajado.

En algunos casos se pueden combinar estos cuidados con un entrenamiento “personalizado” a cargo de un entrenador canino que se encargará de enseñarle al animal algunos trucos para su educación o que puede incluso ayudarle a realizar ejercicio de una manera divertida y amena utilizando cintas de correr. De este modo se pueden corregir problemas de obesidad que pueden tener serias repercusiones en la salud del animal.

El spa para perros puede parecer a primera vista una frivolidad y en muchos casos lo es, aunque una divina y tan maravillosa para ellos como para nosotros mismos cuando nos permitimos algo similar. Pero en otros casos puede ser todo un apoyo para llevar a cabo terapias encaminadas a solucionar problemas de nervios o de sobrepeso que realmente ayudarán a mejorar la salud física y mental de nuestra mascota.