Control de plagas preventivo

La aparición de plagas en tu jardín puede ser un problema a largo plazo, de manera que lo mejor es evitar su presencia de forma anticipada. Existen varias formas de hacer esta tarea, dependiendo de la plaga y la planta que esté en riesgo. Así, es común plantar algunas especies que en sí mismas son insecticidas, tal es el caso de los tajetes y ortigas, ya que son fuentes que repelen un gran grupo de insectos y sirven para elaborar insecticidas ecológicos. Depende también la época del año para el tipo de plaga que podría amenazar el huerto de nuestro jardín.

Riego frecuente en verano

El verano es uno de los períodos de mayor calor en el jardín, de allí que el riego debe ser abundante para evitar que las plantas se sequen. La idea no es ahogar a las plantas, pero sí mantener la humedad en el suelo para que aprovechen sus nutrientes durante todo el día y a la vez eviten la presencia de plagas que no se llevan bien con el agua. Un modo de lograrlo es recurriendo al riego por goteo, ideal para mantener siempre estable el nivel de humidad de los cultivos.

Mantener la humedad es importante, especialmente durante los meses más calurosos

Direcciona los frutales

El orden siempre será una forma de mejorar las tareas cotidianas en el huerto, por lo que se recomienda direccionar las plantas frutales, como una forma de supervisar cómodamente el desarrollo de los frutales y su posterior recolección. Se recomienda direccionarlas hacia muros o paredes, a fin de evitar una sobreexposición de los árboles al sol y a las plagas.

Limpia tus herramientas de trabajo

Aunque parezca una tarea sin importancia, tener unas herramientas limpias contribuirá a prevenir la aparición de hongos en las plantas. Cualquier tipo de herramientas que utilices en el jardín debe estar bien cuidada y desinfectada, recuerda que las plantas son seres vivos, y como tal, ameritan un tratamiento especial. La forma más sencilla para limpiar tus herramientas, es aplicando sobre ellas una cantidad de alcohol para desinfectarlas, igualmente puedes usar aceite, parafina, lejía, agua y jabón.

Cultiva en diversas épocas del año

Esta técnica es muchas veces olvidada por los jardineros principiantes, que desean tener una cosecha uniforme en su huerto, es decir, que se desarrolle al mismo tiempo. Recuerda que no todos los frutos y hortalizas se dan en todo el año, así que hay un período específico para cada uno. Entonces, evalúa cuáles puedes sembrar dependiendo del período estacionario, y así tendrás verduras y hortalizas en casa durante todo el año.