Escribir juntos

Recuerda que los niños aprenden muchas veces de acuerdo a lo que observan. De allí que cuando tengas que escribir algo, como una lista de compras o un apunte de cualquier tipo, trata de que él esté allí, e incluso invítalo a que intente escribir algo. Esto permite que el niño comprenda desde temprana edad que la escritura es algo muy importante en nuestra vida cotidiana.

Para ello, es ideal que anteriormente le hayas presentado las letras, generalmente, siempre les enseñamos las vocales, y luego las consonantes, la idea es que esté un poco familiarizado con ellas, para que lo único que falte, sea escribirlas en el papel, de la forma correcta.

Arena o masa para hacer palabras

Debes buscar opciones divertidas para que el niño se vea motivado a escribir. Inicialmente, esto nos hace pensar en diferentes juegos y dinámicas, pero debes ser cauteloso para escoger, ya que no queremos un juego aburrido. Una de las prácticas que nunca fallan, es el uso de arena o masa, para hacer palabras.

En estos casos, deberás jugar con el niño, así que la ocasión servirá para compartir juntos. Puedes formar palabras, como su nombre o el los miembros de la familia, enseñarle todas las letras del abecedario, etc. La idea es acercar al niño a la palabra desde un punto de vista divertido.

Dictar y escribir

Esta estrategia es muy provechosa para comenzar a comprender la conexión entre el lenguaje escrito y el lenguaje hablado. Consiste en hacer que tu hijo te haga una especie de dictado sobre cualquier cosa, y tú deberás ir escribiendo las palabras correspondientes. Aquí deberás aprovechar para enseñarle no solo a escribir, sino también a hablar correctamente.

Abecedario magnético

El abecedario magnético es un gran recurso didáctico, ya que permitirá que tu hijo no solo pueda aprender las letras de forma ordenada, sino ir memorizando cómo hacer cada una, de esto modo, le será mucho más fácil escribirlas con lápiz y papel, pero mientras, podrás incentivarlo a usar las letras magnéticas para formar palabras.