Un detalle importante que debes de tener en cuenta al decorar con este tipo de estilo es que sepas diferenciar entre viejo y antiguo ya que una pieza de mueble de los años 1800 no podría quedar como vintage porque algo tan viejo entra en categoría antigüedad. El vintage puede ser algo entre los años 40’s a 80’s y que muy fácilmente podemos encontrar en tiendas.

Una de las primeras cosas que debes conseguir es un buen papel tapiz que evoque los años correspondientes al estilo, esto será como nuestra base para comenzar a tomar inspiración para comprar los otros elementos. El uso de las tonalidades pasteles viene a ser muy útil ya sea en muebles o pinturas así como colores añejados, tonalidades de verde olivo o rosas viejos puedes ser buenas opciones para tomar en cuenta.

Con algunos elementos retro típicos de los 40 u 80 podemos lograr un estilo vintage en casa

Otra diferencia que debemos de tomar en cuenta es la de retro y vintage. La primera es que el estilo retro es cuando se elaboran muebles con diseños basados en los antiguos mientras que el vintage son piezas originales de la época. Una idea podría ser combinar artículos de ambos estilos para crear una sola idea. Si comenzaras a remodelar bajo un estilo vintage puedes visitar las ventas de garaje o las tiendas de segunda donde encontraras artículos muy interesantes. Lo bueno de los muebles usados es que si no te gusta el color o algún detalle puedes cambiarlos a tu antojo para que se acoplen a tu idea.

Una de los aspectos positivos sobre el vintage es que le puedes dar una segunda oportunidad a esas geniales piezas que por no ser nuevas han comenzado a dejarse perder. El vintage nos ayudara a reciclar y ver con otros ojos un mueble de segunda que probablemente solo necesite un poco de pintura. Con esto también sacaras el artista que llevas dentro y te mantendrás más que entretenido buscando la forma de mejorar el aspecto del mueble o de cómo adaptarlo a tu espacio.