El estilo danés llega a ser tan funcional que intenta aprovechar cualquier rincón pero sin sobrecargar en ningún momento.  Por ejemplo son muy usados sofás que se convierten en camas o mesas extensibles.

Decoración de la casa con detalles del estilo danés

El material más usado en este estilo es la madera y  el color protagonista es el blanco tan necesario para crear ambientes luminosos ya que en ese clima el sol escasea bastante. La iluminación es muy importante y se tiene muy presente cualquier elemento que ayude a aprovechar más la luz natural como los grandes ventanales, cortinas ligeras o transparentes.

El estilo danés se sirve de formas sencillas y rectas por lo que es un estilo fácil de combinar con otros como el rústico, clásico o industrial. Se entiende sobre todo porque surge en un clima frio que obliga a la población a permanecer en el interior de las casas por ello es tan importante conseguir la mejor comodidad posible. Principalmente este estilo se caracteriza por saber combinar a la perfección materiales, texturas y colores creando ambientes únicos. Puedes utilizar en este modelo decorativo con motivos floreales, estampados de rayas, plantas o flores que van a dar ese toque alegre a cualquier estancia.