El estanque debe de ir colocado en un lugar donde no haya árboles que pueda dejar caer las hojas en su interior. Son especialmente desaconsejables los árboles de hoja caduca y las coníferas, pues pinos y abetos sueltan en sus agujas altas dosis de polvillo y de resina.

También es recomendable contar con un buen sistema para desaguar y para llenar el estanque fácilmente, con lo que debemos de contar en el momento de su construcción. Procura que no le dé el sol todo el día al agua para no alterar su temperatura y con ello su equilibrio.

Materiales para un estanque

Puedes comprar el estanque en sí, que viene a ser como una piscina pero en un tamaño menor. Se puede enterrar en el suelo o se puede construir a una cierta altura, al gusto de cada persona. Esta cubeta lleva un recubrimiento con una tela plástica sobre la que se pueden colocar arena y piedras para darle apariencia de estanque natural. La vegetación del interior del estanque así como sus alrededores puede ayudar a crear la sensación de una poza natural, o imitar una bonita poza de piedra.

Por supuesto, el estanque deberá de llevar su filtro correspondiente, en función de su capacidad. El agua se tratará como el agua de una pecera cualquiera, midiendo sus niveles para lograr las medidas adecuadas para la clase de peces que vayan a habitarlo.

Ejemplo de un estanque exterior con peces dentro de él

Especies de peces aptas para estanques exteriores

Esta es una relación de especies aptas para acuarios ordenada alfabéticamente, siendo las más corrientes los Goldfish y los Koi: Abramis brama, Barbus semifasciolatus , Carassius o Goldfish, Corydora paleatus , Cyprinella lutrensis, Familia Jenynsia, Gambusia ,  Hemigrammus caudovittatu,  Lepomis macrochirus ,  Jordanella floridae, Koi, Lepomis gibbosus ,  Leuciscus idus ,  Oryzias latipes, Rhodeus sericeus ,  Macropodus opercularis o Tanichtys albonubes.

Además de peces, en tu estanque pueden vivir tortugas. Si te gustan estos animales sin duda disfrutarán de poder gozar de un estanque al aire libre. Es habitual que aparezcan en el mismo libélulas y otros insectos, así como quizás ranas o salamandras. Todos estos animales enriquecen el pequeño ecosistema de tu acuario y son beneficiosos para que el ciclo de la vida surja en ese mundo que has creado en tu jardín.