Un ejemplo muy conocido lo tenemos en George Clooney, que declaró hace algunos años vivir con un cerdo vietnamita. A raíz de esto muchas personas compraron esta raza de cerditos enanos para tener en sus casas. El resultado es que a día de hoy muchos ejemplares han acabado en las protectoras, que no saben muy bien que hacer con este peculiar rebaño porcino.

Iguanas, serpientes y arañas de todas clases son también muy demandadas por cierto tipo de personas que no siempre saben muy bien qué es lo que se están llevando a casa ni los cuidados que pueden necesitar esos animales.

Por suerte los veterinarios se han ido especializando en este tipo de mascotas exóticas y ahora, al menos en las grandes ciudades, es fácil encontrar una clínica dónde te puedan realizar un diagnóstico y recomendar un tratamiento en caso de que tu reptil o tu insecto enfermen. Pero hasta hace relativamente poco tiempo esto no era tarea sencilla y muchos animales morían por falta de profesionales que se encargaran de sus cuidados.

Ejemplo de un reptil muy popular como mascota

Infórmate antes de comprar uno de estos animales

Antes de comprar una mascota, sea cual sea, debes de conocer los cuidados que necesita. Pero en el caso de una mascota exótica esto es especialmente importante, ya que pueden darse casos muy peculiares. Por ejemplo, hay serpientes que solo comen animales vivos, o reptiles que no toleran bien nuestro clima y necesitan de sofisticados terrarios para poder sobrevivir.

Todas estas particularidades pueden conllevar unos gastos extras que quizás no podamos asumir y que en todo caso debemos de conocer de antemano. También ocurre que en muchos casos, estos animales no tienen con las personas la interactuación o la relación que ellos esperan y se sienten defraudados o desilusionados por tener una mascota con la que no pueden jugar como se habían imaginado.

Con todo esto no se pretende decir que tener por ejemplo a un reptil como mascota no sea una buena idea, sino que es una decisión que hay que tomar conociendo todo lo que implica y sabiendo qué es lo que podemos esperar del animal.

Las especies ilegales

Hay cierto tipo de gente que bien sea por ignorancia bien sea por la necesidad que muchos sienten de poseer algo diferente y exclusivo, se inclinan por animales cuyo comercio no está permitido en el país en el que residen. O que está permitido, pero que el ejemplar que van a adquirir no tiene sus papeles en regla.

Ciertos tipos de monos, algunas especies de tortugas, grandes felinos o híbridos de lobos, son tan solo algunos ejemplos de los casos más habituales de especies que no está permitido tener en muchos países pero con los que se comercia igualmente.

Los grandes felinos están prohibidos como mascotas

Al comprar una mascota de forma ilegal estamos dando ganancias a mafias que se dedican a la caza y comercio ilegal de especies y esto es justamente lo que jamás debería de hacer nadie que se diga amante de los animales.

Además, desconocemos totalmente el estado en el que estos animales han viajado, las vacunas que realmente tienen o las enfermedades y virus que pueden portar y contagiarnos a nosotros mismos o a otras mascotas que tengamos.

Comprar un animal de forma ilegal, además de que está penado por la ley, es un acto muy irresponsable que puede acarrear serios problemas a quién lo comete.