• Ajo: Además de ser muy utilizado para darle sabor a las comidas en la cocina, es conocido por sus beneficios y sus propiedades curativas. Es recomendado para mejorar la salud del corazón, posee propiedades anti-inflamatorias, además de esto es efectivo para combatir el colesterol. Aumenta la cantidad de plaquetas y ayuda en los tratamientos contra la hipertensión, reduciendo de esta manera los problemas cardíacos.
  • Jengibre: Al igual que el ajo, cuenta con propiedades anti-inflamatorias, y ayuda a reducir el colesterol malo. Contiene diluyentes naturales que fortalecen la circulación, su ingrediente activo llamado gingerol, contribuye a dilatar los vasos sanguíneos y es por ello que la circulación mejora, ya que ayuda a que el flujo de sangre se efectúe de manera correcta por todo el cuerpo.

El té a base de jengibre es una opción para fortalecer el corazón, puedes tomarlo frío o caliente, por lo menos dos veces al día. Además puedes utilizar el jengibre también para cocinar, es un buen ingrediente a la hora de darle un sabor diferente a ciertas comidas.

  • Hibisco: Para tratar enfermedades como la arteriosclerosis, el té a base de hibisco es ideal, además de contrarrestar problemas con la presión arterial y el azúcar en la sangre, debido a esto mejora la salud del sistema cardíaco. Puedes beberlo dos o tres veces por día.
  • Té Verde: Contiene antioxidantes que contribuyen al buen funcionamiento del corazón, así como flavonoides que ayudan a mejorar nuestro sistema cardíaco. Fortalece las células que están encargadas de formar la parte interna del corazón y que se mezclan con los vasos sanguíneos, reduciendo de esta forma los niveles de triglicéridos y colesterol que son unos de los principales problemas que deterioran el funcionamiento del corazón.

Es recomendable beber té verde con regularidad, está comprobado que al beber 4 tazas al día de té verde pues disminuir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, y así mismo un accidente cerebro-vascular.

  • Canela: Ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardíacas, reduce la expulsión de ácidos grasos que producen inflamación en algunas membranas de las plaquetas, que ayudan a mantener la sangre en su grosor ideal. Fortalece la circulación, reduciendo de esta manera la presión arterial y evitando daño a ciertos órganos y a las arterias.
  • Pimienta de Caneya: Para combatir la oxidación la pimienta de caneya es una buena opción, ya que ayuda a dilatar los vasos y evita los coágulos sanguíneos. Es excelente a la hora de disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, además es bueno si de perder peso y calorías se trata, lo que por consiguiente se traduce en menor riesgo de enfermedades cardíacas. Debes ser cuidadoso al usarla, añade una cucharada pequeña en una taza de agua caliente, como un té, y bébela dos veces por semana. Las mujeres embarazadas y en etapa de lactancia deben evitarla.