Ingredientes

  • 400 gramos de espaguetis
  • 50 gramos de nueces
  • 50 gramos de avellanas
  • 1 cucharada de piñones
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Queso parmesano
  • Leche
  • Pimienta negra

Preparación

Coloca la pasta en una olla con agua hirviendo. Agrega un poco de sal y aceite de oliva. Cocina los espaguetis como haces regularmente, y una vez que estén listos, escúrrelos y agrega un poco más de aceite o mantequilla, si lo consideras necesario.

Mientras los espaguetis están en cocción, deberás preparar la salsa de frutos secos. Para ello, agrega en una sartén dos cucharadas de mantequilla, un poco de leche y el toque de pimienta negra. Una vez hecho esto, coloca los frutos secos (nueves, avellanas y piñones) y deja que la salsa adquiera consistencia.

De acuerdo a tu juicio, puedes agregar un poco más de leche o por el contrario, agregar más frutos secos. Se recomienda triturarlos, a fin de que no sea difícil masticarlos, además de permitir que la salsa se compacte de una mejor forma. Si la persona lo desea, puede agregar otro fruto seco de su preferencia, o sustituir alguno de los que se incluyen en la receta.

Cuando la salsa esté lista, debemos agregar la pasta y mezclar hasta que se compacten. Luego se debe servir, agregando el queso parmesano y un poco de perejil. Se recomienda servir el plato tibio.

El queso es un ingrediente fundamental, porque le dará un sabor especial al plato, sin embargo, podemos reemplazarlo por otro queso de nuestra preferencia. Igualmente, la leche podemos sustituirla por crema de leche, de modo que no hay excusas para no atrevernos a preparar esta original receta.

Como se observa, este plato es muy rico en energía, por lo que es ideal para un almuerzo, y para personas que se dediquen a hacer actividad física a media o alta intensidad. Se caracteriza por el contraste de texturas, y es una receta poco común en nuestro menú. La receta es muy rica en vitaminas y minerales, pero no se debe abusar de ella, ya que contiene un alto índice de carbohidratos.