Los espacios pequeños son cada vez más comunes porque las casas hoy en día no se construyen como fue antes, ya que los nuevos fraccionamientos y los espacios tan reducidos que existen en las ciudades han forjado una arquitectura que se enfoca en reducir cada vez más los espacios. La buena noticia es que podemos hacer que un espacio chico se vea más grande con estas 5 ideas que hacen lucir el hogar como un sitio gigante.

  • Pintar del mismo color las paredes: Los colores claros y en tonos llenos de luz nos dan la sensación de espacios más abiertos y por lo tanto más grandes. Si aunado a eso además pintamos de un solo tono o con el techo blanco las paredes, lograremos crear una sensación de techos más altos. Además, evita los colores oscuros pues causan una sensación contraria donde todo lucirá más encerrado y pequeño.
  • Usar un estilo minimalista: Sí, quizá es un poco frío cuando lo vemos utilizado al extremo, pero el estilo minimalista si se mantiene en un justo medio entre útil y mínimo es un estilo que nos ayuda a generar espacios más abiertos donde no los hay. Romper la seriedad con colores intensos, accesorios muy ornamentados y cuadros divertidos es lo mejor para mantener los muebles minimalistas que se destacan por su limpieza en el diseño y líneas rectas con un equilibrio más orientado a lo grato y hogareño sin sacrificar el espacio.
  • Usar muebles con funciones múltiples: Sofá camas, sillas que son a la vez mesitas de centro, mesas que pueden esconder las sillas en sí mismas; todo mueble que sea además de funcional y acorde al tamaño pequeño de la habitación un objeto que nos permita eliminar la necesidad de integrar otro mueble en el espacio reducido que tenemos es lo más indicado para ahorrar espacio.
  • Luz, mucha luz: La luz es increíblemente útil para crear ese espacio de contar con un lugar más grande, ya que como lo dijimos anteriormente en la idea de pintar con colores claros, la luminosidad abre el espacio y nos da sensación de contar con más lugar. Ventanas grandes, cortinas en telas delgadas o abundante luz artificial es el secreto.
  • Usar espejos: Es el truco por excelencia ya que nos abre mucho la visión. Colocar espejos grandes en espacios pequeños da la sensación de que contamos con mucho más espacio pues asemeja un lugar exactamente igual al que refleja. Se lee complicado pero haz la prueba y verás lo sencillo que es en realidad.