Conozcamos un poco más sobre cada tipo de alfombras para, de este modo, poder elegir las más adecuadas.

Alfombras con pelo largo

Contrariamente a lo que pueda parecer, estas alfombras son mucho más limpias que las de pelo corto. Para empezar, si acumulan polvo no se suele ver tanto como en la de pelo corto donde todo queda al descubierto pero además, hoy hay tejidos que incluso impiden que las pelusas que acaben alojando en la alfombra.

Son perfectas para casas frías, ya que dan una gran sensación de calidez. Esto no quiere decir que necesariamente sean más cálidas que las de pelo corto, pero si ofrecen esa sensación al entrar en una habitación.

Una de las principales desventajas de este tipo de alfombras es que si están situadas en una zona de mucho tráfico pueden acabar muy aplastadas.

Alfombra de pelo largo

Alfombras de pelo corto

Ideales para esas habitaciones por las que pasa mucha gente o para los pasillos. Son alfombras pensadas para pisarse, especialmente aquellas más resistentes. Tienen la ventaja de que además de con una aspiradora también pueden cepillarse si es necesario o si no se tiene un aparato en un momento determinado.

Una de sus principales desventajas es que si se usa mucho tiene que ser estampada ya que la suciedad es muy visible en estas alfombras, especialmente en las que están realizadas en colores lisos que permiten ver todas las marcas sin disimularlas.

Alfombra de pelo corto

Alfombras infantiles

Muchas personas dudan sobre si poner una alfombra en la habitación de los niños. Ellos adoran jugar, meriendan o comen galletas en el suelo sin preocuparse de lo que hay y son mucho más sensibles a las alergias.

Sin embargo, hay alfombras perfectas para la habitación de los niños. Hay que elegirlas teniendo en cuenta estos consejos:

  • No deben de ser delicadas. No podemos evitar que un niño coma dulces sin preocuparse de la alfombra, pero sí podemos evitar el comprar una alfombra que no pueda lavarse. Las de pelo corto que permiten que se les pase la fregona sin problemas son perfectas para poder tenerlas siempre impecables. El algodón es perfecto ya que no causa alergias y se puede incluso meter en la lavadora si se trata de una alfombra de pequeño tamaño.
  • Mejor si son parte del juego. Los niños quieren jugar y a veces, sin saber nosotros bien el por qué, eligen hacerlo fuera de la alfombra para disgusto de los padres. ¿Por qué no comprarles alfombras que estimulen sus ganas de jugar? Las que tienen carreteras para que pasen sus cochecitos y dibujos que les gustan les invitarán a utilizarlas más que una que no tenga nada especialmente atractivo para ellos.

Ya conocemos un poco más sobre los tipos de alfombras que se pueden encontrar en el mercado y cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes. No obstante, hay otros tipos de los que todavía no hemos hablado y algunas consideraciones finales que hay que tener en cuenta para acertar con la alfombra que más nos interesa.

Alfombras infantiles que son como un juego para ellos

Alfombras para alérgicos

Si eres alérgico a los ácaros no tienes por qué renunciar a las alfombras. Gracias a los nuevos materiales empleados en su fabricación puedes tener una fantástica alfombra de vinilo o de PVC que no acumulan el polvo y que se friegan con total facilidad.

Son muy decorativas y fáciles de limpiar, pero es bueno apuntar que las alfombras para alérgicos existen de toda la vida, ya que la lana natural es perfecta para ellos porque repele el polvo y, con la adecuada higiene puede ser utilizada en habitaciones de alérgicos al polvo sin ningún problema.

Alfombras de fibras vegetales

Las fibras vegetales desde siempre se han utilizado para realizar alfombras. Tanto las naturales como las imitaciones sintéticas más baratas. Son perfectas para casas de campo ya que son alfombras ligeras, que decoran pero no dan calor y no resultan pesadas a la vista.

También se pueden utilizar en la sala de estar durante el verano o durante todo el año en zonas en las que los inviernos no son demasiado crudos y no hacen necesarias alfombras más cálidas.

Alfombras de hierba artificial

Sí, nos referimos al mismo césped artificial que se utiliza para los jardines, pero colocado en el interior. Este césped, para quienes no lo sepan, se vende en rollos muy similares a la moqueta y por eso puede colocarse sobre cualquier superficie.

Está tan de moda en la decoración que incluso es posible encontrarlo como cabecero de cama, en suelos de habitaciones para niños o incluso en salones con un estilo diferente.

Alfombra de césped artificial

Consejos finales

A la hora de elegir la alfombra no solo se debe de tener en cuenta el dibujo, ten en cuenta también de qué está hecha y mide bien el tamaño de la habitación para asegurarte de que va a encajar perfectamente en la misma.

Si se trata de una alfombra para un comedor, debes de medir la mesa y añadir 180 cm al largo y al ancho. De este modo te asegurarás de que todas las sillas están sobre la alfombra incluso cuando se echen hacia atrás.

En la salita, lo ideal es que el sofá esté sobre la alfombra y esta cubra totalmente la mesa de centro. Si hay dos sofás en ángulo los dos deberían de estar sobre la alfombra. Cómo mínimo las patas delanteras aunque lo ideal sería que fuera por completo ya que queda mejor a la vista.

En el dormitorio se puede optar por una gran alfombra que sobresalga al menos 90 centímetros por cada uno de los tres lados de la cama, pero lo mejor es comprar un juego de tres alfombras ya que será mucho más barato y más fácil de limpiar.

Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles para escoger tu alfombra ideal. Recuerda que existen diferentes estilos de alfombra en función de la decoración de tu hogar. Aquí en Hogarus analizamos en su momento las alfombras de diseño para ambientes más modernos, pero también existen de estilos más tradicionales para los que buscan un ambiente más rústico o clásico.