Esta ciudad fue nuestra principal sugerencia de entre todos los lugares que ver en Chile y por ello vamos a ampliarte la información sobre todo lo que puedes ver en una escapada de unos días sueltos. Al llegar al aeropuerto, nos damos cuenta que estamos frente a una ciudad moderna y llena de entretenimientos. La ciudad de Santiago, ofrece a quienes la visiten, la posibilidad de hacer un recorrido cultural e histórico. Moverse por la ciudad es muy fácil, lo puedes hacer el bus o en subterráneo.  Con tan solo unos poquitos días en la ciudad puedes realizar todas las actividades que te ofrece.

Para empezar puedes visitar el Costanera Center.  En la actualidad para los regionarios latinoamericanos irse de compras a Santiago está de moda y el lugar apropiado para hacerlo es Costanera Center. Es un centro comercial de grandes proporciones que posee, a su vez, la torre más alta de Sudamérica.  Aquí podemos conseguir las tiendas internacionales de lujo y sentirte como si estuvieses caminando por un mall en Miami. Para los amantes de las compras es un lugar que no puedes dejar de visitar.

Compras en el Costanera Center

Desde allí podemos bajar al centro y visitar dos grandes atractivos de la ciudad. El Palacio de la Moneda y la Plaza de Armas. A un viaje de distancia en metro, en la estación La Moneda, nos encontramos en el famoso Palacio de la Moneda que constituye un importante edificio que funciona como la Casa de Gobierno y la residencia presidencial. Es muy bonito y recuerda a las antiguas construcciones europeas además, acorde a la tradición, se realiza el cambio de guardia que dura unos 30 minutos en la Plaza de la Constitución. (Para ingresar al Palacio de la Moneda se requiere pasaporte o documento de identidad). También se puede visitar el Centro Cultural La Moneda y apreciar exposiciones de todo tipo.  

Casa de la moneda

Con un poco de caminata se puede llegar hasta la Plaza de Armas otro must do de la cuidad santiagueña. Se encuentra en el centro histórico de la ciudad rodeada de hermosos edificios de época y si hay tiempo hay varios lugares de interés para visitar como el  Museo Histórico Nacional o la Ilustre Municipalidad de Santiago. Por otro lado, el Mercado Central se encuentra muy cerquita a pie y vale la pena visitar. Aquí puedes comprar y disfrutar de los productos más tradicionales de la ciudad. Desde queserías, panadería, y artesanías, es un lugar ideal para degustar algo y descansar un poco los pies.

Plaza de Armas

Luego de cargar pilas, se puede seguir caminado unas pocas cuadras (o manzanas) y llegar al Cerro San Cristóbal, este conforma un cerro montañoso sobre el cual en su cumbre se encuentra la Virgen  y una espectacular vista de la ciudad en 360 grados. Podremos llegar a este lugar elevado mediante un funicular que comunica la ciudad y que permite salvar el desnivel sin perder mucho tiempo de nuestra escapada. Cuando este allí, no dejes de comprarle a los vendedores ambulante la bebida refrescante típica local, el mote con huesillos.  Las tardes santiagueñas se las puede pasar recorriendo los barrios pintorescos de Las Condes, Providencia y Bellavista. Bellavista en particular se encuentra muy de moda entre los chilenos que les gusta ir allí a saborear buena comida y tomar buenos tragos.  Allí se encuentran galerías de arte y diseño, casas de artesanía y mucha coquetería. 

Vista desde el funicular del Cerro San Cristóbal

No te puedes ir de Santiago de Chile sin antes visitar el Cerro Santa Lucía y La Chascona, la casa del ilustre Pablo Neruda.  El Cerro Santa Lucía posee una hermosa vista repleta de árboles  y un frondoso cerro, allí puedes simplemente detenerte a apreciar la vista en uno de sus bancos o caminar por el sendero.  Por último visitar la casa de Neruda es una buena idea porque aunque no seas fan del poeta, la casa es extravagante y divertida llena de objetos curiosos que valen la pena mirar.