¿Por qué se ha puesto de moda la dieta sin gluten? ¿Tiene algo de razón el pensar que no deberíamos de consumir cereales con gluten? Vamos a conocer algo más sobre qué es el gluten y  como actúa en nuestro organismo.

El gluten

El gluten es una glicoproteína presente en la mayoría de los cereales de secano, como trigo, centeno, cebada, escanda, espelta, triticale, farro, kamut, espelta verde, bulgur y avena. La espelta y la avena tienen muy poca cantidad de gluten e incluso son tolerados por algunas personas sensibles. Las semillas que no contiene gluten son, entre otras, maíz, el arroz, el mijo, el alforfón, el amaranto, el tef y la quinoa.

El gluten es el responsable de que las masas de pan y bollería sean elásticas, aportando esa viscosidad tan necesaria para su cocción.

¿Cómo actúa el gluten en el intestino?

En el intestino se produce la absorción de los nutrientes de los alimentos. Para que esto pueda tener lugar el intestino debe de ser permeable, pero solo en cierto grado. El gluten aumenta la permeabilidad del intestino en todas las personas, pero especialmente en los que tienen algún problema en su absorción.

Al aumentar esa permeabilidad es fácil que penetren en el organismo toxinas y otras sustancias que no deberían de entrar y que pueden causar todo tipo de problemas y de trastornos en la salud.

Si no se sufren intolerancias o problemas de alergia y sensibilidad, esta permeabilidad no será demasiado grande, pero cuando hay problemas, aparecen molestias y síntomas gástricos y de otros tipos que a veces es incluso complicado asociar con la ingesta de gluten.

La dieta actual

En la dieta actual a menudo se abusa de la harina refinada y de todos los productos que llevan gluten: pizzas, productos enharinados, panes, bollos, tostadas… Al cantidad de gluten que se toma al cabo del día puede llegar a ser muy alta, algo que solo ocurre desde hace unos años, con la introducción de malos hábitos en la alimentación y de la comida basura.

Este abuso del gluten tiene dos consecuencias, por un lado se descubren muchas más personas sensibles a esta proteína. No es que ahora haya más, es que ahora se consume mucha más harina y se descubren antes los casos.

Por otro lado, el intestino no está preparado para procesar tanto gluten, que no es fácil de digerir, pudiendo causar todo tipo de problemas.

¿Es la solución la dieta sin gluten?

La dieta sin gluten solo debería de ser la solución para aquellas personas con problemas de alergias, intolerancias o sensibilidad. Para el resto de las personas la respuesta debería de ser comer de manera mucho más equilibrada.

Si se prescinde totalmente del gluten sin ser necesario, no solo nuestro bolsillo lo va a sentir sobremanera, también se nos va a complicar mucho la vida. Y en el momento en que se tome algo con gluten, lo normal sería que nos sentara muy mal.

Si por el contrario se come de manera equilibrada, no tomando más que pequeñas raciones de harinas al día, se evitará dañar el intestino a la vez que se conseguirá bajar de peso, tener menor salud y comer de todo sin problemas.