No debemos utilizar…

  • Demasiado corrector. Lo último que quiere lucir una novia el día de su boda son unas ojeras oscuras, pero igual de feo queda que se vean como echarnos un corrector en exceso. Sólo debemos aplicarlo en las zonas que tenemos que corregir y sólo será necesario si nuestro rostro luce habitualmente la piel más oscura bajo los ojos. Si nunca lo usamos porque no nos es necesario, el día de nuestra usaremos un iluminador para nuestra cara pero no un corrector.
  • Una base de maquillaje oscura o clara. Tan importante o más que elegir el color de la sombra de ojos o del pintalabios es la base de maquillaje. Es el elemento del maquillaje que más se tarda en aplicar y el que hace que no se vean las imperfecciones del rostro. Por eso debemos prestarle la mayor atención posible y elegir el color que más se adecue a nuestro tono de piel. ¿Cómo lo podemos probar? Échate en la parte posterior de la muñeca un poco de la base y extiéndelo. En esta parte de vuestro cuerpo no os da tanto el sol y es una zona donde poder encontrar vuestro ‘verdadero’ tono de piel. Nunca debéis elegir una que sea ni demasiado oscura ni más clara que el color que tenéis habitualmente.
  • Brillo de labios. ¿Estás acostumbrada a usar brillo de labios? ¿Crees que no puede faltar el día de tu boda? Aunque creas que es un elemento del maquillaje esencial, no es lo más recomendable para una novia. Como sabrás es lo más fácil de quitar dando besos, comiendo, bebiendo o incluso con la propia lengua sin darnos cuenta. A lo largo de ese día tu boca no parará de sonreír, besar y beber, por lo que es preferible que utilices una barra de labios permanente o de larga duración.

La estética para el día de la boda es muy importante, evita estos errores

  • Sombra de ojos que desentone. ¿Qué color cojo? Teniendo en cuenta que el vestido generalmente es blanco, la elección de la sombra dependerá de otros factores. Éstos pueden ser el color de nuestros ojos, el tono de nuestra piel e incluso la forma del peinado. Si por ejemplo usamos un recogido que estire mucho nuestro cabello, es preferible una sobra de ojos oscura y pintar los párpados dándoles una forma alargada. Las que tienen los ojos claros, suelen pintarlos con tonos azules y verdosos; mientras que las de ojos marrones suelen utilizar colores tierra como marrones o anaranjados. Si tienes una piel clara mejor que uses rosáceos, pero si tu color de piel es moreno, te favorecerán los grises.

No te olvides…

  • Orejas y escote. No te olvides de cuando apliques la base del maquillaje también debes darte en las orejas, cuello y escote. En este último no lo hagas con la misma intensidad que en el rostro, pero sí que debes hacer que quede un tono de piel similar al que te quede en la cara. Las orejas, papada y cuello tienen también que lucir el mismo color, y por eso el maquillaje tendrá que quedar perfectamente extendido.
  • Anti-brillos. Piensa que durante el día de la boda te aparecen brillos en la cara generados por los nervios, el sudor o incluso el calor. Especialmente se producen en la zona ‘T’ de la cara, es decir, frente, nariz y barbilla. Existen unas láminas anti-brillos que te recomendamos que tengas a tu disposición durante el enlace. Cuando las utilices nunca debes restregarlas sobre la piel, sino que ponlas sobre el rostro, prieta ligeramente sobre él y verás como la grasa se queda impregnada en la lámina.
  • Uñas. Una buena manicura y pedicura son esenciales en cualquier ocasión especial, pero con mucha más razón el día de nuestra boda. Pero esto quiere decir que las llevemos cuidadas y no que sean vistosas. Utiliza una manicura francesa, un color rosa muy claro o simplemente un endurecedor con brillo.

Las uñas deben mostrar una manicura perfecta el día de la boda

  • Hidratar la piel. Y aunque luzcamos el maquillaje más favorecer, nunca es suficiente si nuestra piel no está correctamente hidratada. En la cara es donde debemos hacer mayor hincapié ya que será la zona del cuerpo que pintemos, pero para que los brazos y escote también luzcan con un aspecto adecuado, te recomendamos que durante las semanas posteriores utilices crema de forma diaria.