En general, y de acuerdo a nuestra experiencia en el campo de la jardinería, debes saber que la mayoría de estos errores se comenten por desconocimiento, más que por intencionalidad, ya que nuestros noveles jardineros están ansiosos por ver florecer sus plantas y encontrar abundantes frutos, así que inicialmente debes tener mucha paciencia y ser constante pero moderado en las tareas que efectúes de manera cotidiana.

Exceso de riego

Esta es la falla más común en la que incurrimos los jardineros, se trata de administrar una cantidad excesiva de agua a la planta, llegando a ahogarla. Si bien algunas plantas requieren mucha agua para su desarrollo, otras solo necesitan una baja cantidad. Lo ideal para administrar la ración de líquido adecuada, es consultar sus propiedades con algún jardinero experto.

Como norma general, sabemos que la mayoría de las plantas en su etapa de florecimiento consumen más agua que cuando pasan por un período estándar. Igualmente, debe tenerse en cuenta el tipo de suelo y su capacidad de humedad, así como el clima de la zona, porque estos factores también condicionan la cantidad de agua que debe ser administrada durante el riego.

Mala distribución de las plantas

La distribución de las plantas en nuestro jardín puede ser otro error que influye en su desarrollo. Existen diversas maneras de distribuir las plantas, el asunto es que no se pueden sembrar al azar. Así, podemos colocar las plantas de acuerdo a la especie, al tipo de planta, a la cantidad de agua que necesitan, a la cantidad de luz, etc.

Es importante evitar todos estos errores para que tu jardín tenga el mejor aspecto

Sobrecarga de fertilizantes

La utilización de los fertilizantes debe entenderse como un recurso disponible para impulsar el desarrollo de la planta, pero no constituye el elemento base para el resultado que estamos esperando. De manera que debe evitarse recargar la planta con tratamientos fertilizantes, porque esto provocará un colapso. Para especie también existe una fórmula estándar, en un período determinado, por lo que debemos asesorarnos sobre cuándo, cómo y en qué momento fertilizar nuestros cultivos.

Administración de luz inadecuada

En el diseño del jardín, debe considerarse la cantidad de luz que las plantas recibirán. Aunque algunas necesitan de la luz intensa del sol, otras se ven perjudicadas. Por tanto, lo ideal es ubicar cada una en el lugar donde corresponde de acuerdo a la intensidad y cantidad de luz que llegue a cada zona de nuestro jardín durante el día.

Cultivo de plantas no aptas para la zona

Debemos asegurarnos de que las plantas que elegimos para cultivar, realmente puedan sobrevivir en el clima de nuestra zona, ya que de lo contrario es casi imposible el desarrollo del jardín con plantas de zonas húmedas en áreas de mucha sequía y viceversa. Asegúrate de que no has cometido ninguno de estos errores y en los casos donde no encuentres solución a tu problema de jardinería, consulta a un equipo de expertos.