1) Juntar especies que no son compatibles. Un error muy frecuente en principiantes consiste en llegar a la tienda de animales y escoger las especies de peces en función de sus colores y lo bonitas que nos parecen. Pero muchas de ellas no son compatibles y pueden enfrentarse entre ellas.

Algunos empleados de tiendas de animales tienen conocimientos sobre el tema y pueden asesorarte sobre qué peces comprar y cuáles no debes de juntar, pero en algunos lugares se trata de simples vendedores que te despachan lo que pides sin más. Acude a lugares con personal especializado o infórmate previamente sobre qué peces pueden convivir en tu pecera y cuáles no son buenos vecinos.

2) Tener demasiados peces. Según el tamaño del acuario habrá un número de ejemplares de peces que se nos recomendará tener. Un exceso de animales puede causar enfrentamientos, problemas en la calidad del agua y la aparición de enfermedades.

Evidentemente, ellos no estarán a gusto viviendo en un acuario superpoblado con un agua escasa de oxígeno o sucia. En estas ocasiones, menos en más y es preferible quedarse corto a sobrepasarse.

3) Exceso de alimentación. ¿Has visto el tamaño que tienen tus peces? Pues muchas personas les ofrecen un pellizco de comida que abulta más que su propio cuerpo. Lógicamente, con estas dosis los peces acabaran sufriendo problemas, ya que ellos no van a ser capaces, en muchos casos, de dosificar la cantidad que comen.

4) Plantas o grava no adecuadas. No todas las plantas ni todos los tipos de grava son aptos para los acuarios que estamos montando. Algunas plantas no se deben de poner si se van a añadir determinados peces, por ejemplo. Una grava muy gruesa o demasiado fina también puede ser fuente de problemas o de atascos en los filtros.

5) Sobrepasarse en los cuidados. Tan malo es abandonar a su suerte un acuario como sobrepasarse en sus cuidados. Algunas personas se obsesionan tanto con tener el acuario perfecto que se pasan el día cambiando agua, recolocando los adornos o comprobando el estado de los peces. Esto acaba por causarles estrés y enfermedades.

Otro error frecuente consiste en comenzar a leer sobre acuarios y cuidados y querer aplicar todas las prevenciones posibles, dándoles a los peces todo tipo de medicamentos por adelantado. Al final, el exceso de medicación es lo que puede llegar a causarles un problema de salud.

6) Obsesionarnos con la limpieza. Muchas personas se obsesionan con tener el acuario impoluto y para eso no dudan en remover las gravas del fondo con la intención de quitar el lodo que se acumula debajo. Este lodo, en su justa medida, no es perjudicial y no es necesario limpiar cada semana, ya que lo único que lograremos será desequilibrar el agua.

Los objetos de adorno también deben de limpiarse, pero en su justa medida y con los productos adecuados. Ten cuidado de no introducir un adorno que pueda haber sido limpiado con un producto tóxico.

7) Cambiar toda el agua a la vez. Este error, junto con el de cambiar mucha agua junta, pueden echar por tierra todos nuestros esfuerzos para sacar adelante un acuario. No te obsesiones con tener que “hacer algo” cada día y limítate a la frecuencia y cantidad recomendadas.

8) Escoger especies que no son aptas para nuestro nivel. Hay peces muy bonitos, pero que necesitan de cuidados de expertos. Se trata de especies que no son fáciles de tener para un novato, ya que necesitan de atenciones especializadas y buenos conocimientos sobre el acuario.

Antes de adquirir un pez, aconséjate sobre qué especies son aptas para novatos y comienza siempre por estas, será mucho mejor para ellas y también para ti, que verás como tu acuario prospera y luce cada vez más bonito.

9) No  informarse sobre los cuidados del agua. Muchas personas deciden tener un acuario y al momento van a la tienda de animales y se hacen con un fantástico kit que supuestamente tiene todo para el cuidado de sus peces. Pero la realidad es que estos kits no son tan fantásticos como prometen.

Normalmente, los artículos contenidos en estos paquetes son demasiado básicos y es mucho más adecuado comprar individualmente cada cosa que necesitamos conforme a los peces que vamos a tener, el tamaño del acuario deseado y la ornamentación que vamos a utilizar.

Los consejos de un buen profesional en la tienda serán básicos para que aprendamos a manejar los aparatos de medición del agua o sepamos cómo colocar los filtros.

10) Olvidarse de que los peces son seres vivos. Los peces no vocalizan y no interactúan con el ser humano, pero esto no quita que son seres vivos. Ni más ni menos importantes que el resto. Darles una categoría inferior y justificar así el dejar que se mueran para irse de vacaciones o porque ya nos hemos cansado del acuario, no son actitudes correctas ni justificadas.