1. Actualizado. Lo primero que debes hacer si te proponen hacer una entrevista mediante Skype es bajarte el programa y probar cómo funciona antes de la conversación. Si ya lo tenías descargado previamente, comprueba que tienes la versión actualizada y haz un breve recordatorio de cómo funciona.
  2. Perfil adecuado. ¿Cuándo te registrarte en Skype utilizaste un nombre gracioso  o un ‘mote’? Si quieres dar al seleccionador una imagen de profesionalidad revisa los datos de tu perfil e intenta no causar una ‘mala impresión’ por un uso informal de tus datos cuando te instalaste el programa.
  3. Vestimenta. El hecho de que la entrevista de trabajo no sea físicamente en persona, no significa que puedas hacerla vestido de cualquier manera. Cuida tu imagen, tanto o más, como lo harías en un proceso de selección convencional y presta especial atención a la zona de tu rostro y tronco ya que será la imagen que verá de ti el seleccionador. Utiliza unos tonos discretos en tu vestuario y elige un peinado en el que se vea perfectamente tu cara; ya que la visión con la cámara no te mostrará del mismo modo que si el entrevistador te tuviera delante.

Lo bueno de una entrevista por Skype es que sólo debemos cuidar la zona que se ve para arreglarnos

  1. Escenario. Una vez elegido cómo vas a hacer la entrevista toca pensar dónde la quieres realizar. ¿En qué zona de la casa me coloco para dar buena impresión? Lo ideal sería que te ubicaras en un lugar donde hubiera una pared de color blanco o en una tonalidad muy discreta. Si te es imposible elegir un escenario así, evita que haya en el fondo de la grabación elementos que llamen la atención del seleccionador como cuadros o una televisión encendida.
  2. Iluminación. ¿Has probado cómo verá el seleccionador tu imagen? Especialmente debes poner atención con la iluminación de la sala en la que te encuentres. Utiliza una lámpara complementaria si la luz de la habitación no es suficiente para mostrar tu imagen nítida y sin generar sombras. Ten en cuenta que el seleccionador no podrá prácticamente analizar tu lenguaje corporal, sino que sólo tu rostro será el que le cause buena o mala sensación, por lo que te interesa que vea con claridad a través de la pantalla.
  3. Audio. ¿Funciona correctamente tu micrófono? ¿Podrás escucharle de forma adecuada? El audio es tan importante o más que la iluminación, ya que será el elemento esencial de la entrevista. En un proceso de selección la imagen es importante, pero es más prescindible de lo que lo es el audio. Haz pruebas previamente para averiguar cual será el volumen adecuado para dirigirte hacia el seleccionador a través del micrófono.
  1. Conexión. ¿Sueles perder tu conexión a Internet? ¿Dependiendo de qué zona de la casa te coloques tienes mejor conexión? Comprueba estos posibles fallos tecnológicos antes de realizar la entrevista, ya que puede ser muy molesto para el seleccionador perder la conexión por un problema con tu red.
  2. Postura. Tras elegir el escenario, seleccionar nuestra vestimenta y comprobar los posibles problemas técnicos, toca ‘ensayar’ nuestra postura. Es esencial que la entrevista de trabajo por Skype la realices sentado, de esta forma te mostrarás más relajado, tranquilo y si estás nervioso, podrás disimular la comunicación no verbal de mejor manera que si estuvieras de pie.
  3. Actitud positiva. Puede que te haya costado más de la cuenta preparar el escenario de la entrevista, quizá estés tenso y nervioso por ser una entrevista ‘poco habitual’ o puede ser que tu rostro denote cansancio o seriedad frente a la cámara; evita una imagen negativa. Sonríe durante la entrevista y mantén entusiasmo por utilizar Skype como método de selección de personal.
  4. Mira a la cámara. Y cuando por fin empiece la entrevista, recuerda que debes mirar a la cámara para que el seleccionador tenga sensación de proximidad contigo y que le estás hablando directamente a él. Un error muy habitual es mirar la pantalla en la que uno mismo aparece para comprobar qué aspecto está dando frente a la cámara; evítalo y centra tu atención sólo en la zona de grabación de la imagen.