Antes de la entrevista

  • Practica las ‘respuestas típicas’. ¿Cuántas veces nos han repetido la misma pregunta en una entrevista de trabajo? Las empresas siempre te van a preguntar por tu carrera profesional y tus anteriores experiencias así como por qué serías el candidato idóneo y varias cualidades y defectos que te definen. Aprovechando que sabes de antemano la mitad de las preguntas que van a salir durante la conversación, practica en tu casa. Hazte un guión, repasa las palabras que te cuesta memorizar y utiliza un diccionario si hace falta para corregir tu pronunciación.
  • No se puede fingir tu nivel de inglés, ¡pero puede mejorar!  ¿Te han llamado de la entrevista de trabajo que tanto esperabas pero te avisan de que es en inglés y llevas años sin practicarlo…? ¿Solución? Unas clases intensivas de conversación. Si tienes la suerte de que cuentas con varios días antes de la entrevista, busca un profesor particular y practica con él una ‘entrevista ficticia’. Te recomendamos que sea con una persona nativa y que esté especializada en este tipo de conversaciones enfocadas a obtener un puesto de trabajo. Si una vez conseguido el empleo necesitaras seriamente un nivel alto de inglés, sigue con clases intensivas del idioma para no decepcionar a la empresa tras su elección.
  • Prepárate mentalmente. Muchas veces tener que superar una prueba en la que el inglés está implicado desmotiva a aquellos que no tienen un nivel alto del idioma, pero sin embargo se defienden. Hay que mentalizarse antes de realizar la entrevista que como todos los filtros que hay que pasar antes de obtener un trabajo va a ser duro y los nervios nos pueden jugar malas pasadas. Por ello, la entrevista en inglés es un reto más que debemos superar antes de demostrar que somos los candidatos idóneos. No te rindas antes de intentarlo sólo porque ‘tengas miedo’ del inglés.

aprende a superar una entrevista de trabajo en inglés

Durante la conversación

  • El idioma no lo es todo. Puede ser que durante la entrevista te bloquees, ya que además de los nervios habituales de hacer cualquier tipo de prueba de selección, hay que sumar que no la haces en tu lengua materna. Por eso, debes tomártelo con tranquilidad: respira de forma relajada, piensa durante unos segundos la frase que vas a decir y tómate con humor si has dicho algo incoherente mientras pides disculpas al entrevistador por la confusión. Tener un perfecto inglés no lo es todo, céntrate en tu experiencia profesional y académica y demuéstrales que eres el candidato idóneo por tu CV y no sólo por tu nivel de inglés.
  • Muestra serenidad. Si no entiendes una pregunta, sonríe a la persona que te está entrevistando y pídele por favor que te la vuelva a realizar. En ocasiones, el entrevistador no tiene un nivel alto de inglés pero la empresa le pide que haga la selección de candidatos en este idioma. Por lo que no te asustes si no entiendes algo, en tu lengua materna también ocurre en ocasiones, especialmente si estamos nerviosos, y actuamos con serenidad ante este tipo de situaciones.

Las preguntas más frecuentes

  • Tell me about yourself: esta es tu mejor baza para iniciar la conversación en inglés, hablando de ti. No hace falta usar tecnicismos y comenzarás la entrevista con soltura.
  • Why did you leave your last job? Si acabaste mal en tu anterior trabajo, piénsate bien esta respuesta ya que no quieres que el entrevistador se lleve una idea equivocada sobre ti. No mientas, pero no hace falta que le des todos los detalles sobre por qué no sigues trabajando allí.
  • Where do you see yourself in 5 years time? No saldrás de una entrevista sin ‘librarte’ de responder esta pregunta, por eso, lo ideal es que te la prepares con tiempo. Siendo que se suele hacer para concluir la conversación, si ya llevas pensado qué decir podrás demostrar en el último momento tu verdadero nivel de inglés.