La caza con halcón no está exenta de polémicas. Para algunos, es una extraordinaria forma de comunicación entre el ave y el hombre, entre los que se forma un lazo muy especial. El hombre alimenta al ave y esta a cambio le ofrece sus presas. Para otros, este tipo de caza atenta contra la fauna salvaje y atenta contra el equilibrio natural.

No se puede hablar sobre cetrería sin nombrar a Félix Rodríguez de la Fuente. Este gran estudioso de los animales y defensor de la naturaleza, era también un gran aficionado a la cetrería, escribiendo incluso un libro sobre ello.

Cómo conseguir un halcón

Tradicionalmente, un aspirante a entrenador de halcones debía de cazar a su animal siguiendo una serie de precauciones y poco a poco acostumbrar al ave rapaz a comer de su mano y a obedecer   pequeñas órdenes. Pero actualmente, en España, la única forma legal de tener uno de estos pájaros es adquiriendo un ejemplar nacido en cautividad con su debido certificado CITES si proviene de otro país.

La cetrería está regulada en España y hay que cumplir con sus requisitos

En los centros que se dedican a la cría de estas aves es habitual que también se impartan cursos oficiales para aprender a educarlas, convirtiéndose en un entrenador oficial de halcones. No es algo que se aprenda en un fin de semana, sino que se trata de técnicas que necesitan de muchísima paciencia y una gran constancia para que den sus frutos y se establezca el vínculo adecuado con el animal.

Los especiales requisitos de estas aves

Nadie en su sano juicio debe de hacerse con un halcón para tener en casa como quien tiene un loro. Estos pájaros necesitan volar cada día y vivir en unas condiciones que garanticen la salubridad e higiene y que les permitan ejercitarse. Por este motivo, lo habitual es que quién tenga halcones tenga también una casa de campo y un lugar específico para que estos vivan.

Durante las primeras fases de entrenamiento necesitarán muchas horas de dedicación y la repetición una y otra vez de las diferentes técnicas hasta lograr una total confianza por parte del ave, y el suficiente conocimiento por parte del humano para anticiparse a sus reacciones.

Deben de soltarse en espacios abiertos donde puedan volar con tranquilidad y alimentarse de carne procedente de otras aves o de pequeños mamíferos, tal como hacen en libertad. Por supuesto necesitan de los mismos cuidados y revisiones que cualquier otro animal bajo nuestra responsabilidad.

Os dejo con un vídeo que explica más sobre la cetrería, porque seguro que os habéis quedado con ganas de conocer más.