Aunque pueda parecer obvio, queremos resaltar que este entrenamiento no puede sustituir jamás a un entrenamiento completo de escalada y que nadie puede convertirse en escalador tan solo realizando estos ejercicios, por lo que no sería sensato trata de practicar la escalada basándose en este programa auxiliar.

Estos son algunos de los ejercicios más adecuados para la escalada y que se pueden realizar en casa:

  • Flexiones. Fortalecen los brazos. Se pueden realizar flexiones clásicas o avanzar hacia ejercicios más complicados que impliquen un solo brazo si se necesita una mayor intensidad.
  • Abdominales clásicas. Fortalecen el vientre y la espalda. Se trata de un ejercicio fácil de hacer y que está al alcance de cualquier persona, incluso de los que comienzan a entrenarse.
  • Flexiones de espaldas. Aquí ya se sube un poco la intensidad del ejercicio, ya que este tipo de flexiones se realizan de pie, extendiendo los brazos hacia atrás y apoyándolos sobre una mesa. Se sube y se baja el cuerpo haciendo fuerza con los brazos.
  • Abdominales sobre mesa. Para hacer este ejercicio debemos de sentarnos en el borde de una mesa alta y otra persona sujetarnos por los pies o sujetarlos bien con algún tipo de amarre. Se deja caer el cuerpo hacia atrás y se eleva hasta ponerse totalmente rectos. Fortalece las abdominales pero también las piernas.
  • Sentadillas. Otro ejercicio clásico que permite fortalecer piernas y glúteos. Si se utilizan mancuernas podrán trabajarse los brazos a la vez. Hay muchas variaciones de este ejercicio, pudiendo considerarse la zancada una forma de sentadilla.

Combinar sentadillas y zancadas en un solo ejercicio completa considerablemente la acción que se ejerce sobre los músculos de las piernas y de las nalgas.

  • Elevaciones caseras con enroscamiento. Puede parecer complicado al explicarlo pero es muy sencillo. Toma el palo de madera de una escoba y de un extremo cuelga una cuerda. Al otro lado de la cuerda pon algo pesado.

Eleva el palo por encima de tu cabeza y hazlo girar con las manos para que se enrolle la cuerda y se eleve el peso que hay en el otro lado. Se trabajan los brazos, pero sobre todo se ejercitan mucho los dedos, fundamentales para la escalada.

  • Elevaciones en barra. Para esto solo necesitamos una barra firmemente sujeta a la pared y colocada sobre el marco de una puerta para que quede espacio para moverse. Las elevaciones se pueden hacer con un brazo, con dos brazos, con juego de piernas etcétera.
  • Trabajo de dedos en barra. Los dedos, como hemos dicho, son básicos en la escalada y por eso se deben de trabajar. En la barra es posible trabajar los dedos y también los nudillos con series de ejercicios especialmente pensadas para ello.