Su aplicación

grar en todos los casos es mejorar la fuerza, como siempre se inicia con poco peso y pocas repeticiones y gradualmente se va en aumento, la clave es la constancia en la práctica.

A medida que se va desarrollando masa muscular se queman más calorías por eso las personas que están acostumbradas a la actividad física tienen más controlado su peso. Otro efecto de la tonificación de los músculos es la postura, ya que pueden sostener mejor la columna.

Los músculos desarrollados tienen otra ventaja protegen al cuerpo en caídas y golpes como así también la movilidad de las articulaciones.

También hay otra ventaja, a medida que pasan los años la masa muscular empieza a disminuir y haberla engrosado con entrenamiento hace que esta situación se postergue hasta edades muy avanzadas. Y, como si esto fuera poco, los huesos se mantienen fuertes por más tiempo ya que está demostrado clínicamente que la actividad física desarrolla y mantiene la sustancia ósea. Cuanto más se desarrolle más protección tendrá en los años de adultez.

En lo que se refiere a diabetes el entrenamiento ayuda a la producción de insulina y esto, por supuesto, disminuye el azúcar en sangre.

Beneficios del deporte

Beneficios adicionales

Al realizar actividad física se logra percibir el cuerpo de otra manera teniendo más conciencia de sus movimientos y sus posibilidades. Cambia el sentido del humor porque al liberarse endorfinas se tiene una sensación de bienestar general y de relajación muscular, sin olvidar que de a poco se mejora la figura y la postura.

A medida que el entrenamiento se va intensificando se van fortaleciendo todos los músculos incluyendo los músculos del corazón, por eso para problemas coronarios, con un entrenamiento acorde, se logra una mejoría muy importante en la fortaleza general del corazón.