Cómo hablar con los niños de economía

En primer lugar debemos saber que los pequeños son muy inteligentes y que dar por sentado que la economía familiar y particular es un tema muy complicado para ellos es engañarnos a nosotros mismos porque en realidad, los pequeños tienen una competencia tal que entienden de todo. Eso sí, debemos hablar con términos que les llamen la atención como juegos, ganancias o lógica educacional como la que acostumbran usar en la escuela.

Además, dependiendo de la etapa de vida del pequeño sabremos que no siempre presentan la misma actitud con el dinero que la que tienen a los cinco u ocho años, e ir creciendo en conocimiento con ellos es lo que debemos ambicionar como padres.

A los chicos pequeños el dinero no les representa un gran problema, todo tiene el mismo valor y solamente vislumbran que es intercambiable. Conforme crecen, ven que las denominaciones importan y empiezan a diferenciar billetes, monedas y valores. A los niños mayorcitos el dinero les puede representar dos retos, el de ahorrarlo o derrocharlo, ahí es donde intervendremos como padres, pues podemos usar estrategias para que el niño aprenda a ahorrar y aprenda a desprenderse del dinero.

Una paga o dinero semanal

Destinar un porcentaje de dinero para los niños les crea buenos hábitos de conocimiento sobre el dinero, que este no es algo que se obtenga de forma regular sino que tiene sus tiempos, que es algo que ellos pueden ahorrar y que además, ellos son los que pueden decidir sobre cómo gastarlo.

Darles la libertad de comprar lo que deseen por más que nos parezca poco útil es un proceso por medio del cual los más chicos del hogar van aprendiendo, pero como padres, es muy recomendable que les ayudemos a plantearse metas de ahorro para que así ellos mismos tomen la decisión de hacerlo. Llevarlos a ver un juguete caro para que decidan ahorrar hasta poderlo comprar les enseña a que el valor de las cosas no está en el precio, sino en cómo se administran para obtenerlo.