• Candidiasis bucal: Que no te asuste el nombre, es una infección muy habitual en los bebés lactantes la cual consiste en una irritación en la boca. Puede aparecer en la boca, mejillas y lengua, en cuanto veas algún enrojecimiento anormal en la boca de tu bebé deberás asistir donde tu doctor para que te recete el tratamiento adecuado.
  • Estreñimiento: es usual que el bebé lo padezca, aproximadamente un 30% de los recién nacidos lo padecen. Cuando se refiere a este tipo de padecimientos es muy importante que se mantenga bajo observación al bebé ya que no todos lo padecen de igual forma. Uno de los indicios es que hace menos popo que el de costumbre y puede pasar sin hacerlo por días.
  • Irritaciones en la piel: es lo más común y es por esto que el mercado de artículos para bebé está lleno de productos para este mal. Se da a causa del roce del pañal contra la piel ya que los bebés tienen una piel mucho más sensible. Se recomienda mantenerlo lo más seco posible y debidamente humectado.
  • Resfriados: las defensas en un bebé todavía están en desarrollo y no son muy fuertes, así que es fácil que en su primer año de vida se resfriara más de alguna vez. El mantenerlo abrigado y alejado de las gotas de lluvia son aspectos básicos para mantenerlo alejado de esta enfermedad.
  • Diarrea: las causas en su mayoría son por infecciones bacterianas o virales y puede ser acompañada por vómitos, dolores abdominales y escalofríos. Causas tan inocentes como el darle ciertos jugos muchas veces en el día puede causarle diarrea, así que hay que equilibrar los alimentos.
  • Infecciones en el oído: a esta temprana edad son los más afectados por estas molestias, el uso prolongado del chupón puede ocasionar este tipo de malestares. Debido a que un bebé las trompas de Eustaquio son todavía muy planas y es en el transcurso del crecimiento que estas se colocan en una posición más vertical haciendo que el líquido drene con mayor facilidad.